Cuatro detenidos por el asesinato de Fuenlabrada

La víctima robó 600 kilos de hachís a unos traficantes y éstos le mataron el 13 de marzo.

La Razón
La RazónLa Razón

La víctima robó 600 kilos de hachís a unos traficantes y éstos le mataron el 13 de marzo.

El crimen ocurrió el pasado 13 de marzo, el mes más violento en la Comunidad de Madrid en lo que va de año, junto con mayo. Fue un tiroteo a las puertas de un McDonalds de Fuenlabrada y, desde el principio, los investigadores barajaron el ajuste de cuentas como una de las principales hipótesis de la muerte de un ciudadano marroquí de 38 años. Ahora, cuatro meses más tarde, la Policía Nacional ha detenido a cuatro personas como autores de esta muerte. Los agentes responsabilizan a la víctima del robo de 600 kilos de hachís, según informó la Jefatura Superior de la Policía de Madrid. El presunto autor del «vuelco» (robar droga o dinero a traficantes) y a la postre fallecido, recibió dos disparos, uno en la pierna y otro mortal en el pecho. Los agentes de Homicidios de la Brigada Provincial de Policía Judicial constataron que el fallecido estaría implicado, presuntamente, en el robo de 600 kilos de hachís.

El propietario de la droga sustraída, conocedor de la identidad del autor del robo, se puso en contacto con familiares y amigos al objeto de reclutar el mayor número de personas posibles para ir en su busca, desplazándose hasta la capital desde Barcelona, Málaga e incluso desde Marruecos. El mismo día de los hechos, los después arrestados estuvieron buscando a la víctima por Fuenlabrada, acudiendo a los lugares habituales que frecuentaba hasta que fue localizado sobre las 23:30 horas en un céntrico aparcamiento. Allí, una de esas personas subió con él a un vehículo donde le dispararon por primera vez en una pierna. A pesar de que logró salir corriendo y pedir auxilio, recibió un nuevo impacto en el pecho, que le ocasionó la muerte.

Una de las curiosidades en la resolución de este crimen es que una cita hospitalaria provocó el arresto del autor material. Tras cometer el hecho, los autores huyeron y regresaron a sus ciudades de origen. Uno de ellos abandonó el país y se refugió en Marruecos. Tras numerosas gestiones los agentes lograron su plena identificación y fueron arrestados hace pocos días. El presunto autor material de los disparos fue detenido cuando se trasladó desde Málaga hasta Parla por una cita hospitalaria. Tras su arresto, pasaron a disposición judicial y decretaron para ellos la prisión provisional. Además de Homicidios, han colaborado agentes de Barcelona y el E.D.O.A. de la Guardia Civil de Cantabria.