Debates multimedia en la Asamblea

Ciudadanos propone cambiar el Reglamento, que los diputados acompañen con vídeos sus iniciativas y que las Propuestas No de Ley sean vinculantes para el Gobierno.

Ciudadanos propone cambiar el Reglamento, que los diputados acompañen con vídeos sus iniciativas y que las Propuestas No de Ley sean vinculantes para el Gobierno.

Cualquiera que haya seguido una sesión plenaria en la Asamblea de Madrid sabe que el rígido formato de las intervenciones hace que no haya casi debate y que la interacción entre los diputados se limite, incluso con un gobierno en minoría, a marcar posiciones de partido, dando por sentado el resultado de las votaciones, pactadas previamente. Los nuevos grupos políticos que han llegado esta legislatura a la Asamblea se han quejado prácticamente desde el primer día del corsé del reglamento de la Cámara madrileña, con el respaldo, al menos «off the record», de los dos grupos mayoritarios –PP y PSOE– de la necesidad de un cambio para agilizar los plenos de cada jueves.

El pasado mes de julio, Ciudadanos presentó una propuesta en el Registro del parlamento vallecano para formar un grupo de trabajo con representantes de todos los partidos presentes en la Asamblea con el objetivo de, antes del invierno, modificar la normativa de la Cámara, pero ni siquiera fue admitida a trámite. Cansados de esperar al acuerdo del resto de grupos para abordar una reforma necesaria y acorde a los nuevos tiempos que corren por los pasillos de la Asamblea, los de Albert Rivera han decidido llevar al próximo pleno la reforma del Reglamento, obligando así a los diputados a «mojarse» sobre el cambio de normas.

Entre las novedades que proponen, en un documento abierto a las sugerencias de todos los grupos, está dinamizar los debates mediante la posibilidad de acompañar las propuestas con presentaciones y vídeos, tanto en Comisión como en Pleno por parte del diputado interviniente. En estas sesiones «multimedia», los tiempos de intervención serán más flexibles, y cada diputado podrá administrar su tiempo a conveniencia.

En concreto, Ciudadanos propone cuatro aspectos a mejorar y detalla 13 medidas mediante las cuales se modernizará la Asamblea de Madrid, se hará más transparente y se acercarán los debates e iniciativas que allí se desarrollan a los madrileños.

Urgencia para el día del día

El objetivo es que los debates de las comisiones y el Pleno sean fundamentalmente más flexibles. Para ello, la formación naranja propone que las presuntas de respuesta oral –dirigidas a la presidenta del Gobierno y a los consejeros– se puedan incluir en el orden del día hasta 24 horas antes de la celebración de la sesión plenaria. De este modo, los asuntos que surjan en el día a día se podrán debatir cuanto antes. Igualmente, quieren que en estas preguntas, y los debates en general, sean más flexibles los tiempos de intervención.

Actualmente hay tres minutos para formular la pregunta, otros tres de respuesta y el mismo tiempo para réplica y contrarréplica. La estructura para el resto de propuestas es similar, dejando poco espacio para añadir información, reformular las cuestiones y, en definitiva, enriquecer el debate. En su lugar, C’s apuesta por añadir más turnos de réplica y que los diputados se distribuyan el tiempo a su antojo, pudiendo acumular los minutos que no se utilicen en cada intervención.

Más tecnológica y transparente

Otra de las cuestiones que lleva a la palestra la formación naranja es la necesidad de aprovechar las nuevas tecnologías para mejorar la actividad parlamentaria. Ahí, una iniciativa fundamental es implementar cuanto antes el voto telemático en la Cámara, algo que ya se puede hacer en el Congreso de los Diputados. De hecho, proponen la misma regulación para la Asamblea de Madrid. Además, tanto para facilitar el trabajo de los parlamentarios de baja como para aumentar la transparencia de su trabajo, piden que se garantice la retransmisión en directo a través de internet de todas las sesiones celebradas en la Asamblea, incluidas las comisiones de investigación. Algo que tecnológicamente ya es posible incluso a través del teléfono móvil de los diputados.

En la misma línea, quieren que estén disponibles a través de la página web de la Cámara todas las actas aprobadas tanto en mesa como en Junta de Portavoces, que actualmente son muy difíciles de conseguir. Asimismo, exigen el cumplimiento de uno de los acuerdos de investidura sobre la creación de un registro público de grupos de interés, en el que se incluyan las visitas que recibe cada grupo parlamentario o diputado, y el motivo de las mismas. Todo ello enmarcado en una política de «Papel cero», para limitar el uso de los documentos a lo mínimo imprescindible. Dentro de este punto, Ciudadanos también plantea la posiblidad de que los diputados puedan proyectar presentaciones y/o vídeos tanto en las Comisiones como en el Pleno, dejando atrás los carteles con estadísticas que suelen utilizar los representantes en los debates.

Mayor y mejor control al Ejecutivo

A falta de conseguir un dictamen claro de los servicios jurídicos de la Cámara sobre si las Proposiciones No de Ley (PNL) pueden ser vinculantes para el Gobierno regional, los de Albert Rivera quieren que al menos el equipo de Cristina Cifuentes tenga que rendir cuentas sobre el cumplimiento o no de los mandatos del Pleno. De este modo, los grupos parlamentarios podrán controlar el grado de ejecución de las PNL o exigir explicaciones sobre por qué no se han puesto en marcha. Incluso plantean algún tipo de reprobación en caso de que no se cumplan. Igualmente, quieren mecanismos más eficaces para asegurar la comparecencia del Presidente del Consejo de Gobierno en pleno, a petición de los grupos parlamentarios.

Más cercanía a los ciudadanos

Por último, C’s se alinea con algunas de las propuestas del programa electoral de Podemos respecto a la participación ciudadana en la Asamblea de Madrid. Así, quieren garantizar la accesibilidad universal de la información del parlamento vallecano para personas con diversidad funcional o cualquier tipo de discapacidad. También quieren facilitar que las iniciativas legislativas populares que cumplan con todos los requisitos legales para poder ser tramitadas en la Cámara regional puedan ser defendidas en Pleno directamente por sus proponentes.