MENÚ
sábado 20 julio 2019
20:34
Actualizado

Dimite la cúpula directiva del Cuerpo de Bomberos por las “purgas estalinistas” de Barbero

Critican la “alarmante falta de plantilla” que ha puesto al Cuerpo “al borde del colapso”

  • El delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, en un acto con los bomberos
    El delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, en un acto con los bomberos /

    Rubén Mondelo

Tiempo de lectura 2 min.

14 de febrero de 2019. 02:57h

Comentada
Rocío Ruiz.  13/2/2019

El concejal de Seguridad, Javier Barbero, se enfrenta a un nuevo «incendio» como responsable de seguridad de Madrid después de que durante esta legislatura se haya enfrentado a todos los cuerpos que dirige hasta el punto de que ha tenido cuatro directores generales, tres jefes de bomberos, tres directores de Policía Municipal y dos subinspectores del Samur. Ayer, la cúpula de los bomberos decidió dimitir en bloque por las «purgas estalinistas y continuas mentiras» del responsable municipal. Los doce inspectores de bomberos del Ayuntamiento que han abandonado su puesto no están dispuestos a «asumir el déficit de seguridad, ni su incapacidad, ni sus fines electoralistas, ni el trato, ni las formas... Se pensaba que íbamos a ser afines a las pretensiones de un estafador como él con tal de no perder nuestro empleo, pero con los bomberos se ha equivocado», dijo a LA RAZÓN Rubén Gallego, subinspector de Normalización y Decisiones Técnicas, uno de los doce bomberos que han dejado su cargo.

La dimisión se produce tan solo una semana después de que Barbero cesara al director general de Emergencias y al Jefe de Bomberos. El origen del conflicto se encuentra en el intento de implantación de la jornada de 35 horas semanales para los funcionarios que, en el caso de los bomberos, cuyo trabajo exige una disponibilidad de 24 horas, es imposible cumplir sin la necesidad de hacer horas extra y de que se amplíe el presupuesto, cosa que no quiere el Ayuntamiento. «Barbero pretendía que el presupuesto que tenemos asignado para bajas ordinarias lo destinásemos a pagar las horas extra de los próximos tres meses, hasta que lleguen las elecciones. ¿Y después qué? Su respuesta fue: “El que venga detrás, que arree” y eso no estamos dispuestos a asumirlo». Los bomberos aseguran que, para cumplir una jornada de 35 horas, se necesitaría un 10% más de plantilla. Se lamentan de que, para cumplir la jornada laboral, «se esté pesando en la reducción de parques , como el de la Avenida de Asturias o que hubiera menos efectivos». Barbero se ratificó en que «los relevos en la dirección de Emergencias y la jefatura de los Bomberos fue una decisión que «está muy bien tomada» al basarse en criterios «sólidos».


Últimas noticias