El Ayuntamiento de Madrid debe a los bancos 3.590 millones en 37 préstamos

Fachada del Ayuntamiento de Madrid
Fachada del Ayuntamiento de Madrid

El delegado de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato, presumió ayer de la reducción de la deuda que ha llevado a cabo su Gobierno en sus primeros seis meses en Cibeles. Su balance revela que el segundo semestre de 2015 ha sido el segundo mejor de la historia en este ámbito, al haber logrado una reducción del dinero adeudado por la capital en 871 millones. A lo largo del año, esta reducción se eleva hasta los 1.170 millones.

A pesar de estos logros, la deuda por habitante supera los 1.517 euros con fecha de 31 de diciembre. En ese momento, la deuda viva era de 4.766 millones. El techo lo alcanzó Madrid en 2012, cuando llegó a los 7.733 millones. Desde entonces, los gobiernos de Ana Botella y de Manuela Carmena han logrado reducirla progresivamente: 2013 acabó con una deuda de 7.036 millones y 2014 lo hizo con 5.936 millones.

En el informe elaborado por el equipo de Sánchez Mato sobre el endeudamiento con el que la ciudad cerró el pasado año también se detallan los préstamos bancarios todavía abiertos. En total son 37 préstamos, cuyo saldo vivo –lo que el consistorio aún tienen que pagar– es de 3.590 millones de euros. De estos 37 préstamos, seis vencen a lo largo de 2016. La última de estas operaciones de deuda a largo en vencer es la que firmó el consistorio por valor de más de 1.300 millones en 2011 con Dexia Sabadell y cuyo último pago está previsto para el 31 de diciembre de 2030.

Al finalizar la comisión de Economía y Hacienda, Sánchez Mato insistió en que su Gobierno no recurrirá a nuevo endeudamiento como herramienta de financiación de las políticas públicas y que seguirán cumpliendo con sus obligaciones de pago dando prioridad a las necesidades sociales frente a las posibles amortizaciones anticipadas. Según el delegado, el Ejecutivo de Ahora Madrid ha demostrado que puede reducir la deuda pero siempre subordinándola al interés de la ciudad, lo que viene siendo una constatación de que «se pueden hacer las cosas de otra manera». El calendario de amortización adelantado por el concejal acabará en 2035. «Cuando acabe el mandato, la deuda estará por debajo de los 2.400 millones de euros», muy lejos de los más de 8.000 millones en los que ha estado. El edil celebró que puedan comprometerse a alcanzar este nivel de deuda al término de la legislatura, lo que, a su juicio, quita la razón a aquellos que les achacan «no saber gestionar».

A preguntas de los grupos de la oposición, Sánchez Mato aclaró que el proyecto para realizar una auditoría de la deuda y de las políticas públicas incluirá mecanismos de participación ciudadana para que «no quede como un ejercicio de investigación interna del Ayuntamiento». La subdirección general de la auditoría tiene en este momento, según el delegado, los efectivos «mínimos». En el primer semestre del año se elaborará un informe de la situación y un estudio preliminar con los casos objetos de estudio. «No se trata de un juicio popular», recalcó el concejal, sino de una auditoría necesaria teniendo en cuenta que la deuda del Ayuntamiento fija que cada madrileño adeuda más de 1.517 euros: «Es una cifra descomunal».