Atlético de Madrid

El Ayuntamiento también pone en duda La Peineta

La Operación Mahou-Calderón incluye el traslado del Atlético de Madrid a un remodelado estadio de La Peineta
La Operación Mahou-Calderón incluye el traslado del Atlético de Madrid a un remodelado estadio de La Peineta

En plena negociación para que el Atleti se quede con el Centro Acuático, Urbanismo advierte al club de que la operación Calderón «es discutible».

Hace menos de un mes, el Ayuntamiento propuso al Atlético de Madrid el traspaso del malogrado Centro Acuático –proyectada en las candidaturas olímpicas– para que se convirtiese en la ciudad deportiva del club, que tiene pendiente su traslado al estadio de La Peineta, muy cerca de la instalación a medio construir. Sin embargo, cuando la negociación al respecto aún no se ha cerrado, el consistorio de Manuela Carmena ha lanzado un sutil órdago a los rojiblancos: anular la permuta del estadio Vicente Calderón al de San Blás y, con ello, el desarrollo urbanístico del entorno Mahou-Calderón, el soterramiento final de la M-30 a la altura del Manzanares y los beneficios de la construcción de nuevas viviendas en la zona que reportarían al club y a la constructora FCC.

Así lo sugirió ayer el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, en la comisión del ramo donde explicó que el traslado del Atlético de Madrid a La Peineta se «está estudiando en su conjunto» y «de forma detallada». «Lo que se está evaluando es la fórmula urbanística y jurídica que permita realizar este traslado, pero no hay ningún cambio», matizó Calvo.

Advertido por la concejala socialista Mercedes González de que en caso de que no se produjese la permuta, el Ayuntamiento tendría que indemnizar al club, el edil de Urbanismo reculó y aseguró que «somos perfectamente conscientes de los problemas que puede acarrear al Ayuntamiento que no se llegue a cerrar el traslado, evidentemente es una vía que hay que explorar en la manera de dar solución, pero la operación se está estudiando en su conjunto».

Calvo insistió en que el Ayuntamiento no tiene inconveniente en que el traslado del Atlético a La Peineta se produzca, «siempre que no repercuta en un problema para el barrio», dijo, y aseguró que se tomarán «todas las medidas» para que la operación generase beneficios para el barrio. Al respecto, el edil de Ahora Madrid optó por echarle la culpa al plan parcial que diseñó el equipo de Ana Botella para el entorno del Vicente Calderón y que, anunció, revisarán «de manera exhaustiva» porque tiene aspectos «muy discutibles».

Esto supondría un nuevo retraso para la Operación Mahou-Calderón que tiene los días contados ya que en marzo del próximo año caduca el convenio entre la cervecera, FCC, el club y el consistorio madrileño para realizar la permuta, la demolición del estadio del Manzanares, el soterramiento de la M-30 y la construcción de viviendas y un nuevo parque junto al río.