Historia

El embajador de China recibió el Torsón de Oro de la Orden de Santiago

Pie de foto: Santiago de Santiago; Juan José Lucas Giménez, El embajador de la República Popular de China en España Lyu Fan y Manrique Rodríguez, director general del hotel InterContinental Madrid.
Pie de foto: Santiago de Santiago; Juan José Lucas Giménez, El embajador de la República Popular de China en España Lyu Fan y Manrique Rodríguez, director general del hotel InterContinental Madrid.

El embajador de la República Popular de China en España don Lyu Fan, recientemente recibió el Torsón de Oro de la Orden de Santiago, galardón diseñado en oro por el escultor Santiago de Santiago y creado con la finalidad de premiar a aquellas personas que destacan en realizar una importante labor en beneficio de la Humanidad. Según explica el escultor «El corazón anida en el torso; un gran corazón necesita un gran torso, de ahí el Torsón». Y es que es así, el Mundo necesita de grandes Corazones, pero éstos necesitan de un espacio suficiente donde latir con fuerza y energía, de grandes Torsones.

La ceremonia de entrega tuvo lugar en el museo del escultor que en esta ocasión contó con la significativa intervención de don Juan José Lucas Giménez, Vicepresidente 1º del Senado, quién destacó la sutileza que tiene Santiago de Santiago de aunar el arte y la diplomacia entre ambos pueblos como es el caso de China y España.

Habló además sobre la importancia que tiene hoy en día la diplomacia moderna, porque a través de ella los pueblos han llegado a entenderse recíprocamente, resolviéndose grandes conflictos importantes en la historia como el de la legitimidad de los pueblos descubiertos por Colón y los navegantes portugueses donde la disputa se pudo resolver gracias al papel que desempeñó la diplomacia en el Tratado de Tordesillas y se evitó así el conflicto entre España y Portugal, las Naciones emergentes del momento.

China cayó del lado de Portugal, pero poco después con la Unión de Portugal a la Monarquía Hispánica de 1580 a 1640, China estuvo íntimamente unida a España, y viva prueba de ello es esa Historia común e intensa vivida entre ambos Pueblos, que hoy hay que actualizar en toda su dimensión y relevancia, pues China es China pero España es la cabeza de la Hispanidad, una población mundial para nada desdeñable.

Mencionó la admiración que siente el pueblo español hacia el pueblo chino por su importante desarrollo empresarial en nuestro país, así como de las empresas españolas afincadas en territorio chino.

El noble pueblo chino destaca por su entrega al trabajo, su laboriosidad y su espíritu emprendedor y en esto los españoles tenemos mucho que aprender.

Con unas sinceras y emotivas palabras el embajador de China agradeció a Santiago de Santiago el honor de recibir tan preciada joya y lo hizo también en nombre suyo y de su embajada. Asimismo destacó la admiración y cordialidad de todos los españoles hacia su país y su persona, recordó los 42 años de relaciones bilaterales con España, basados en la colaboración y los contactos por el interés de ambos países tanto histórico como cultural y económico. Su unión a través del Arte, y recuerda que cada vez la cultura china como es el caso de su fiesta de primavera se ve secundada por más gente en España y el turismo y las relaciones crecen día a día. Aceptó el gran honor que supone recibir el Torsón y se comprometió a asumir la responsabilidad de contribuir a los intercambios culturales entre ambos pueblos.

La ceremonia fue muy concurrida y contó con la asistencia de las distinguidas personalidades como el embajador de Palestina en España, don Musa Amer Odeh; don Manrique Rodríguez, director general del hotel InterContinental Madrid; don Carlos Escudero de Burón, presidente del Real Fórum de Alta Dirección; don Amando Veiga, presidente del Grupo Delvesa; don David Shohet, fundador del premio literario taurino «Doctor Zumel»; Luo Jun, director del Centro Cultural de China en Madrid; Jesús Enrique Guereta López de Lizaga, Coordinador General del Área de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid y don Emilio Morales, presidente de la peña taurina «El 7» y un numeroso público amigos del escultor Santiago de Santiago, tanto del mundo diplomático, artístico, cultura, empresarial y la vida social madrileña.

Pero ante todo fue una reunión de amigos que celebran que los lazos entre España y China se intensifican de una manera cordial y fructífera materializada en un instante sublime, como es la entrega de una obra de arte al representante en España de la Nación más poderosa del Mundo por el mejor escultor en vida, un hombre universal, un caballero español, llamado Santiago de Santiago, como el Apóstol perpetuo de España, elevado al cuadrado en toda su dimensión universal y eterna. Los horizontes de China y España confluyen en un nuevo escenario Mundial.