El Museo de Colecciones Reales abrirá sus puertas en 2016

Se trata, sin duda, de la obra de carácter cultural de cuantas están en marcha actualmente en Madrid -y probablemente en España- y su inauguración, prevista para la segunda mitad del próximo año 2016, será un auténtico hito en el panorama museístico español, ya que servirá para exponer parte de las más de 154.000 piezas con que cuenta Patrimonio Nacional.

Las obras arrancaron en 2006 con un considerable retraso debido a que el proyecto ganador del concurso, obra de los arquitectos Tuñón y Mansilla fue recurrido, han sufrido a lo largo de estos nueve años constantes demoras debido al hallazgo de restos arqueológicos de la muralla árabe de Madrid y a los recortes presupuestarios.

Ahora, por fin, los trabajos del Museo de las Colecciones Reales entran en su última fase de construcción (que consiste en los diversos equipamientos e instalaciones del edificio previos al montaje de la museografía). De hecho, el edificio como tal está terminado y sólo resta por acabar su interior.

El edificio, que ocupa un lugar de privilegio en el paisaje urbano de la ciudad, está situado en el complejo del Palacio Real de Madrid, como remate de la cornisa que se abre al Campo del Moro desde la plaza de la Almudena. El último tramo de este complejo proyecto museístico dota a Patrimonio Nacional de un instrumento de extraordinaria capacidad para proyectar la actividad cultural de la institución.

El coste total del museo ha ascendido a 158 millones de euros, unos 40 menos de los inicialmente previstos.

El edificio, de 40.475 metros cuadrados de superficie, de los cuales, como superficie útil pueden destacarse 12.591 en la visita pública, dedicará más de 4.971 metros a las salas de exposición, en las que desplegará la labor de mecenazgo y coleccionismo de los reyes de España a lo largo de la historia, a través de la más selecta antología de las obras maestras que atesoran los fondos histórico-artísticos de Patrimonio Nacional, que son de una extraordinaria diversidad y riqueza, superando las 154.000 piezas, entre las que se encuentran algunos de los conjuntos y obras más representativos de las diversas artes fomentadas por los monarcas españoles desde la Edad Media hasta la actualidad.

Atendiendo a un riguroso criterio de excelencia y singularidad, las piezas reunidas en el Museo de las Colecciones Reales estarán engarzadas en sus respectivos reinados, incardinados cronológicamente, trenzando así un recorrido a través de la historia de la monarquía hispana, así como por el gusto artístico de cada uno de sus protagonistas.

La planta primera de la exposición permanente estará dedicada a la Casa de Austria, con un breve preámbulo reservado para los reinos medievales y la Casa de Trastámara, mientras que en la segunda planta se desarrollarán las colecciones de los distintos monarcas de la Casa de Borbón.

La tercera y última planta de visita pública, situada a nivel del Campo del Moro, lo que permitirá el enriquecimiento de la experiencia de la visita pública con el acceso a los jardines desde el Museo, se dedicará a las exposiciones temporales y al despliegue de grandes conjuntos singulares de las Colecciones Reales atesoradas por Patrimonio Nacional, además de un espacio exclusivo dedicado a la exposición de carruajes.

Junto a ello, el Museo dedicará una atención especial al fomento de la difusión y conocimiento de los Reales Sitios a través de actividades específicas que incardinen toda la actividad cultural de Patrimonio Nacional, trazando una red que conecte el nuevo museo con los distintos Palacios, Monasterios y Conventos Reales adscritos a la institución.

Una de las características del nuevo edificio es que, al estar construido bajo rasante desde la plaza de la Armería, se accederá desde la planta más alta y se irá descendiendo hasta la planta baja, la situada junto al Campo del Moro.