El nuevo reto: las zonas de aparcamiento vecinal

La Razón
La RazónLa Razón

«Un modelo de estacionamiento totalmente distinto del SER», así es como explica el Ayuntamiento que serán las futuras zonas de aparcamiento vecinal (ZAV) que regularán el paracamiento en áreas donde hasta ahora era libre. Sin embargo, hay algunas coincidencias. El objetivo es aliviar la presión sobre aquellas zonas que, por hacer frontera con la almendra de la ciudad, sufren un uso intensivo del estacionamiento en la vía pública por parte de no residentes en detrimento de los vecinos de estos barrios. Y es que, a causa del llamado «efecto frontera» con la zona SER, son muchas las personas de las afueras que optan por dejar sus coches en estos puntos límite para acudir después a su puesto de trabajo en transporte público y ahorrarse las tasas de aparcamiento.

¿Cómo se llevará a cabo la propuesta? Serán los ciudadanos que se sientan afectados por este fenómeno los que deberán realizar una solicitud de manera formal, a través de la Junta de Gobierno correspondiente o del órgano municipal en quien delegue en su defecto. Una vez el Ayuntamiento apruebe el establecimiento de la ZAV –cuyas dimensiones serán establecidas por el propio solicitante–, los residentes pasarán a tener un uso prioritario del espacio, pudiendo estacionar gratis y por tiempo ilimitado en las plazas del aparcamiento. En cuanto al resto de los usuarios y para atajar por completo la tendencia que viene perjudicando a los vecinos de estas zonas, de lunes a viernes –excepto festivos– entre las 9:00 y las 21:00, los vehículos de no residentes sólo podrán permanecer aparcados aquí dos horas como máximo. Entre los lugares entre los que podría extenderse esta nueva regulación en superficie del aparcamiento son la parte alta de la calle Alcalá, donde se aprecia un problema de congestión del tráfico y doble fila, Arturo Soria, Begoña y Puente de Vallecas.