El otro frente, la Memoria Histórica

Ganemos no ha dudado en apoyar una concentración a las puertas del Ayuntamiento.

El enfrentamiento de Ganemos con el equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de Madrid del que forman parte será evidente una vez más mañana por otro de los temas que más enfrentan a las distintas asociaciones y partidos que conforman Ahora Madrid. Ganemos Madrid, que cuenta con varios concejales al servicio de Manuela Carmena apoyó ayer en Twitter la concentración convocada bajo el despacho de la alcaldesa pidiendo que en Madrid no haya ni una calle franquista.

Y es que este subgrupo dentro de Ahora Madrid –donde también participan Podemos e Izquierda Unida, entre otros–, es especialmente beligerante en las cuestiones que afectan a la Memoria Histórica, que el consistorio madrileño está tratando de aplicar. Para empezar, critican la labor del comisionado de la Memoria Histórica que, al mando de Paca Sauquillo, es el encargado de estudiar la aplicación de la ley y recomendar los cambios de nombres de calles, entre otras cuestiones, al Ayuntamiento. De hecho, dicho comisionado surgió de la acción de una de las concejalas de Ganemos –que después dejó la formación–, Celia Mayer, que ordenó la retirada ilegal de varios vestigios que nada tenían que ver con la Memoria Histórica.

Asimismo, en la página web de Ganemos se publicó ayer un comunicado en el que se cargaba contra la decisión del equipo de Manuela Carmena de no presentar una querella contra la dictadura franquista, como sí han anunciado que harán otros ayuntamientos como el de Pamplona o el de Zaragoza y que ya ha puesto en marcha el consistorio de Vitoria. «Manifestamos nuestro malestar con la actuación del Ayuntamiento de Madrid ante su lentitud (o dejación) en la eliminación de los vestigios del franquismo de nuestras calles, y por su negativa a querellarse para que se investiguen los crímenes contra la humanidad cometidos por la dictadura franquista a propuesta de la iniciativa ciudadana denominada “Querella Argentina”», reclamaron.

Es más, cargaron contra Carmena porque pese a que recientemente aprobó un Plan Estratégico de Derechos Humanos «poco importan este tipo de iniciativas si el consistorio se inhibe ante la obligación de amparar y promover todas las acciones judiciales encaminadas a preservar y defender estos derechos».