Filosofía negocia para seguir siendo facultad

Proponen al rector de la UCM reducir a dos sus departamentos para ser más eficaces

Fachada de la Facultad de Filosofía
Fachada de la Facultad de Filosofía

Las facultades de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) condenadas a desaparecer en el plan de reforma –de 26 a 17– que ha emprendido el rector Carlos Andradas están tratando de negociar su permanencia entre las que sí seguirán en pie.

Las facultades de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) condenadas a desaparecer en el plan de reforma –de 26 a 17– que ha emprendido el rector Carlos Andradas están tratando de negociar su permanencia entre las que sí seguirán en pie. Así lo plantea la Facultad de Filosofía, que propone pasar de los cinco departamentos con los que cuenta en la actualidad a dos, para mantener la independencia del centro en lugar de integrarse en una nueva facultad que una Filología y Filosofía.

Según explicó el decano de la facultad, Rafael de la Orden, no se oponen a la reforma de Andradas, que pretende ganar eficacia, reducir burocracia y optimizar las tareas administrativas y de gestión, entre otras cuestiones. «De hecho, proponemos reducir en más del 50% nuestros departamentos», aseguró a Servimedia. Quedarían así dos únicos departamentos, uno de ellos integraría Ética, Estética y Filosofía Política, y el segundo, todas las disciplinas sobre Historia de la Filosofía. «Lo que sí defendemos es la independencia de la facultad», insistió, y defendió que en la última Selectividad ha habido nota de corte para el grado de Filosofía, cuando otros años no había, «lo que demuestra el interés creciente por estos estudios». En este sentido, De la Orden recordó que las titulaciones conjuntas de Filosofía y Derecho y de Filosofía y Ciencias Políticas se llenan todos los años con una nota de corte elevada.

Ópticos en contra

Por otro lado, el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas (CGCOO) se manifestó en contra de la reducción de facultades en la Universidad Complutense que supondrá la desaparición de la Facultad de Óptica y Optometría, que junto con Enfermería y Odontología se agruparían en Medicina. Según el CGCOO, esta reorganización «es absolutamente inadmisible y carente de toda lógica», puesto que interfiere no sólo con el programa de estudios basados en Bolonia, sino también con los objetivos profesionales de los graduados como los de atención primaria de la Salud Visual, que están amparados por la Ley de Profesiones Sanitarias, lo que redundaría en una vuelta atrás en la política sanitaria de la Comunidad, «así como de las metas sociales de nuestra profesión libre y rotundamente independiente de Medicina», reclamó el presidente del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas, Juan Carlos Martínez Moral.