Política

Hagan juego en Colón

Sala de máquinas de azar del casino Gran Madrid Colón
Sala de máquinas de azar del casino Gran Madrid Colón

Noventa años después de que cerrase la última casa de apuestas y envites, la capital vuelve a contar con un casino de juego situado en pleno centro de la capital. Concretamente en el eje Prado-Recoletos, se alza el Casino Gran Madrid-Colón que se inauguró el pasado lunes. De hecho, muchas de las ruletas están aún precintadas a la espera de que empiece a correr la bola y comiencen las apuestas. Paula Arriaga, subdirectora general del Gran Madrid, cree que esta apertura es una manera de combatir la crisis que el sector del juego está sufriendo en nuestro país desde hace varios años. «En nuestro caso, las pérdidas han sido de un 50% y teníamos que hacer algo para solucionarlo. Para salir de la crisis, hay que invertir», declaró. Por otra parte, la subdirectora admite que aunque la afluencia de gente que acude al casino sigue siendo la misma «gastan mucho menos». Respecto a la reciente anulación del proyecto de Eurovegas, Arriaga reconoce que para ellos «hubiese sido una competencia muy fuerte, aunque nos hubiésemos beneficiado de las ventajas fiscales» –añadió– «el año pasado fue el primero en el que acabamos en números rojos y en parte fue por la Ley Antitabaco que supuso un 20% de la caída». Los responsables del casino fueron precavidos y encargaron las mesas con ceniceros por si finalmente, cambiaba esta ley con el proyecto de Adelson. Al no haber sido así «se usarán para poner las bebidas» comentó la subdirectora entre risas. Con el objetivo prioritario de cambiar estos resultados negativos, también fueron los primeros en conseguir una licencia como casino on-line y así adaptarse a los nuevos tiempos que, como no podía ser de otra manera, también llegan al mundo de los juegos de azar. En total se han invertido 20 millones de euros y se ha tardado tan sólo 198 días en la construcción de esta sala anexa, cumpliéndose todos los plazos previstos de ejecución. Esta sala es un apéndice del casino de Torrelodones ocupa 4,120 metros, ya que la normativa no permite que se exceda el 25% de la superficie del casino matriz.

Ubicado en un edificio vanguardista, el nuevo templo del juego de la ciudad ocupa 4.123 metros cuadrados, repartidos en cuatro plantas decoradas por el arquitecto e interiorista Ignacio García de Vinuesa. La base de la decoración son los microespacios y los colores cálidos. Predominan los tonos ocre y oro, que pretenden crear una atmósfera de intimidad para que los jugadores se sientan como en casa. Como curiosidad hay que añadir que la superstición ha estado presente a la hora engalanar esta sala y si uno se fija bien se pueden encontrar elementos colocados en distintos lugares para atraer a la suerte, por ejemplo las plumas de pavo real, presentes en la moqueta de la sala de máquinas, que en la cultura del «feng shui» atraen la buena suerte, o las fuentes colocadas a la entrada, que simbolizan la prosperidad y la fortuna, además de la colocación de los objetos y muebles para atraer las buenas energías a la estancia.

En el Casino Gran Madrid-Colón se podrá jugar a cuatro juegos: Ruleta americana, Black Jack, Punto y Banca y Póker de contrapartida. La sala principal alberga una zona de mesas de juegos y máquinas de azar, entre ellas una que no tiene ningún otro casino de España, inspirada en la película de Batman «El caballero oscuro», y el café bar Bond para tomar un cóctel entre partida y partida. Y no sólo eso, como novedad, hay una sala de juego privada que también tendrá servicio particularizado de bar. En la planta baja, de menor tamaño, también hay un bar cafetería llamado Rhum&Rhum Bar y una sala de juego, y además, en esta planta hay una terraza con un jardín vertical, con 10 especies botánicas distintas, para que los clientes puedan salir a fumar en un ambiente idílico en el que además no pasaran frío, ya que hay estufas a lo largo de esta superficie. A diferencia de la terraza del casino de Torrelodones, en ésta no habrá elementos de juego. Algo más que un casino que se convertirá en uno de los lugares de gastronomía y ocio de referencia de la capital.