Encuentran el cadáver de una mujer bajo un puente de la Cañada Real de Madrid

Era venezolana, de 50 años y tenía antecedentes por tráfico de drogas. Tenía un golpe en la cabeza

Un conductor que pasaba por allí, cerca de la A-3, fue quien dio la voz de alarma
Un conductor que pasaba por allí, cerca de la A-3, fue quien dio la voz de alarma

Era venezolana, de 50 años y tenía antecedentes por tráfico de drogas. Tenía un golpe en la cabeza

El Grupo VI de Homicidios de la Policía Nacional de Madrid investiga la muerte de una mujer cuyo cuerpo sin vida fue hallado ayer cerca de la zona más conflictiva de la Cañada Real. El hallazgo se produjo a plena luz del día por parte de un conductor que llamó inmediatamente al teléfono de Emergencias 112 cuando vio un cuerpo tirado en la calzada. Se encontraba bajo el puente que une la autovía de Valencia (A-3) con la rotonda que llega hasta Valdemingómez. En este punto de la capital se juntan uno de los mayores vertederos de residuos y el sector 6 de la Cañada Real, el más conflictivo ya que está copado por familias gitanas dedicadas a la venta de droga y los toxicómanos o pequeños camellos acuden hasta allí a diario.

Sin embargo, la Policía no podía confirmar ayer que la fallecida se tratase de una drogodependiente. Su cuerpo ya sin vida lo encontró un conductor que pasaba por allí a eso de las 13:45 horas, aunque se desconoce cuánto tiempo podría llevar muerta allí, puesto que no es un lugar de demasiado tránsito. En esos momentos se activó el protocolo de actuación habitual y se enviaron al lugar a sanitarios de emergencias del Ayuntamiento de Madrid y de la Policía Nacional.

Los sanitarios del Samur-Protección Civil llegaron al lugar pero sólo pudieron confirmar su muerte, de etiología violenta. La víctima presentaba, al menos, un fuerte traumatismo craneoencefálico y se encontraba tumbada boca abajo en medio de un gran charco de sangre, según fuentes de la investigación. Los sanitarios apenas han tocado el cuerpo al confirmarse que ya se encontraba fallecida. Se trata de una mujer de origen venezolano de 50 años y que contaba con antecedentes policiales por tráfico de drogas, según fuentes policiales. La mujer, por tanto, podría ser una de los muchos pequeños traficantes que menudean en distintos puntos de la región y que acuden hasta este punto de la Cañada para abastecerse de sustancias estupefacientes, ya que está considerado como el mayor supermercado de la droga de España.

Una vez que el juez de guardia autorizó el levantamiento del cadáver, el cuerpo de la mujer fue trasladado hasta el Instituto Anatómico Forense de Ciudad Universitaria para practicarle la autopsia, que aporte más datos sobre las circunstancias de su muerte. La Policía Científica y los agentes de Homicidios también estuvieron trabajando en el lugar de los hechos para recabar pruebas o vestigios que puedan conducir al autor o a los autores del homicidio. Al cierre de esta edición aún no se había practicado ninguna detención, según una portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Los conflictos en esta calle de la capital son habituales y la mayoría están relacionados con deudas económicas. Bien del consumidor a su camello o entre los propios toxicómanos que pueden fiarse dosis o trayectos en las conocidas kundas de la droga: vehículos destartalados que salen desde la capital (Embajadores es la parada más conocida) hasta el poblado.