Homenaje a José Martí en Madrid

Instante en el que la bailaora de flamenco, Carolina Pozuelo y el recitador y cantor José Manuel  Gallardo, interpretan  «La bailarina española» poesía que pertenece al libro Versos Sencillos.
Instante en el que la bailaora de flamenco, Carolina Pozuelo y el recitador y cantor José Manuel Gallardo, interpretan «La bailarina española» poesía que pertenece al libro Versos Sencillos.

En la sede oficial de la embajada de la República de Cuba en Madrid, se celebró el pasado 25 de enero un homenaje en honor al pensador, escritor, periodista, filósofo y poeta cubano José Martí, para conmemorar el 165 aniversario de su natalicio (28 de enero de 1853), evento que se llevó a cabo como reconocimiento a su transcendental vida y obra literaria universal que sirvió como inspiración para los poetas de las nuevas generaciones latinoamericanas, recordando al mismo tiempo sus poemas «Cultivo una rosa blanca», «Qué importa que tu puñal» y «Yo soy un hombre sincero» y sus frases lapidarias como «Ser culto para ser libre». Con este motivo, quedó también inaugurada la exposición fotográfica «Tesoros del Patrimonio Mundial de Cuba» de los fotógrafos: Raúl Abreu y Elizabeth Eguía.

El homenaje que fue presidido por el embajador de Cuba en España, Gustavo Ricardo Machín Gómez, contó con la presencia de representantes del cuerpo diplomático acreditado en España, cubanos residentes e invitados españoles. Se inició el acto con la entonación del Himno Nacional de ese país. Seguidamente empezó una velada musical en directo de canciones y poesía con letras de José Martí ofrecido por artistas cubanos y españoles.

El momento cumbre del espectáculo, en honor de los dos pueblos español y cubano, fue cuando aparecieron en escena la bailaora de flamenco, Carolina Pozuelo y el recitador y cantor José Manuel Gallardo, que interpretaron «La bailarina española» conocida poesía que pertenece al libro titulado Versos Sencillos.

Como colofón de este homenaje se recoge un bello texto del escritor peruano Juan Manuel Castañeda Chávez, escrito exclusivamente para esta ocasión:

José Martí y el patriotismo cubano.

El poeta José Martí, hijo de padres españoles, (Valencia y Tenerife), representa el símbolo encarnado del patriotismo que el pueblo cubano reconoce sin ambages. Delgado, más bien bajo, hiperactivo y con su clásico bigote, con el tiempo se ha convertido en un icono literario y en el estandarte de Cuba.

En sus años mozos estudió en Madrid y luego deambuló por muchos países latinoamericanos hasta que recaló en Nueva York, desde donde se erigió como una importante figura literaria y tal vez como el ideólogo y la encarnación moral de las ansias independentistas de la isla.
Allí desarrolló una profusa producción literaria compuesta por crónicas, traducciones, poemarios y un invalorable epistolario. En una de las cartas que le envió a su esposa quien le reclamaba en Cuba le escribió; «Me dices que vaya»; ¡Si por morir al llegar, daría alegre la vida!
Tal vez sin quererlo, se convirtió en un pionero de las letras al ser la punta de lanza del movimiento literario llamado Modernismo que luego inundaría el universo de las letras iberoamericanas.

Las urgentes circunstancias previas, que finalmente desencadenaron en 1898 la perdida por parte de España de la isla de Cuba, le obligaron a regresar años antes a Cuba luego de un largo exilio. Tal vez intuyendo su ineludible destino escribió en uno de sus versos;

«Muerta la pluma en la mano, Me envuelvo en el huracán...».
En 1895 el disparo de un explorador mulato de las huestes españolas le cegó la vida y a la vez le hizo inmortal. Hoy en día su figura prevalece como el Apóstol de la independencia de Cuba para todos los cubanos.