Política

La Asamblea castigará el absentismo de los diputados con sanciones económicas

El nuevo reglamento de la Cámara penaliza los insultos, el desorden y obliga a declarar los bienes.

La Cámara madrileña es la primera de España en crear una comisión de Participación para dar voz al ciudadano o a las entidades que lo deseen
La Cámara madrileña es la primera de España en crear una comisión de Participación para dar voz al ciudadano o a las entidades que lo deseen

El nuevo reglamento de la Cámara penaliza los insultos, el desorden y obliga a declarar los bienes.

Los diputados de la Asamblea de Madrid que dejen de asistir en tres ocasiones consecutivas o cinco no consecutivas en el mismo periodo de sesiones a los plenos, comisiones o cualquier órgano de la Cámara sin justificación alguna tendrán un descuento proporcional en su sueldo. También podrán ser expedientados si quiebran su deber de secreto, si atentan contra la dignidad o disciplina parlamentaria, si profieren insultos o provocan desórdenes con su conducta. Así queda establecido en el nuevo reglamento de la Asamblea de Madrid que han consensuado todos los grupos parlamentarios y que sustituye al vigente, de 1971.

¿Cuándo está justificado que un diputado falte a una sesión? En caso de «enfermedad, maternidad, paternidad, lactancia y enfermedad grave de un familiar próximo», dice el reglamento. La justificación la tendrá que aportar en el plazo de tres días y se les podrá exigir documentación adicional que justifique su ausencia. Las medidas disciplinarias quedan recogidas de una manera más sistematizada pero ya se han venido aplicando en alguna ocasión en caso de absentismo. Es el caso del diputado por IU Miguel Reneses, que estuvo desaparecido de la Asamblea durante cuatro meses en la anterior legislatura y finalmente la Mesa decidió por unanimidad sancionarle y tuvo que devolver cuatro meses de la remuneración que recibía como diputado sin dedicación exclusiva. Según el nuevo reglamento, los diputados tampoco podrán invocar o hacer uso de su condición de parlamentarios para el ejercicio de sus actividad mercantil, industrial o profesional ni para colaborar con las administraciones públicas.

A partir de ahora se conocerá con más exactitud qué hace un diputado porque estarán obligados a dar publicidad de las reuniones que mantienen. Su agenda y su currículum vitae será accesible a través del portal de transparencia de la página web de la Asamblea, no podrán aceptar regalos como consecuencia de su actividad parlamentaria «que superen los usos habituales sociales, de cortesía o de naturaleza institucional, ni favores o servicios en condiciones ventajosas que puedan condicionar el desarrollo de sus funciones», dice el reglamento. Además, estarán obligados a hacer una declaración pública de sus bienes patrimoniales.

La Cámara de Vallecas se convertirá en la primera de España en crear una Comisión de Participación a través de la cual los ciudadanos podrán trasladar preguntas al Gobierno regional. Así, cualquier madrileño o entidad podrá registrar una propuesta en la Cámara, que se analizará y se dará forma en esta comisión de participación en la que el autor de la propuesta podrá acudir e incluso ser escuchado. Después, esas preguntas podrán ser usadas por un grupo parlamentario para debatirla en pleno o comisión en formato de proposición no de ley. En el caso de las iniciativas legislativas populares, se podrá escuchar al promotor.

El voto podrá ser telemático a partir del 1 de marzo, mientras que el resto del texto consensuado por los grupos entrará en vigor el 1 de abril.