Las víctimas se querellan contra Carmena, Mayer y los titiriteros

la asociación considera que la obra en cuestión es «un acto de humillación» a las víctimas

La presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza
La presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza

«Una clara ofensa grave a la memoria de las víctimas del terrorismo, un acto de humillación y menosprecio en el que se trivializa el uso de la violencia». Así califica la AVT la obra en la que se exhibió un cartel con la leyenda «Gora Alka-ETA».

«Una clara ofensa grave a la memoria de las víctimas del terrorismo, un acto de humillación y menosprecio en el que se trivializa el uso de la violencia». Así califica la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) la obra representada por «Títeres de abajo» en la que se exhibió un cartel con la leyenda «Gora Alka-ETA», juego de palabras para referirse a las organizaciones terroristas Al Qaeda y ETA.

Y los responsables del contenido de esta representación teatral son, a juicio de las víctimas, tanto los miembros de la compañía como los representantes de cultura del Ayuntamiento de Madrid, «perfectamente conocedores del contenido de la obra», así como la propia alcaldesa, Manuela Carmena, «responsable última de todas las actividades que organiza el consistorio madrileño».

Por ello, la asociación ha interpuesto esta mañana una querella ante el Juzgado Central de Instrucción nº 2 de la Audiencia Nacional contra los titiriteros Alfonso Lázaro y Raúl García, contra el director artístico Ramón Ferrer Prada, contra la edil de Cultura del consistorio madrileño, Celia Mayer, así como contra la regidora de esta ciudad.

Para la AVT los hechos que tuvieron lugar en la Plaza Canal de Isabel II de Madrid pueden ser constitutivos de un delito de enaltecimiento del terrorismo puesto que suponen «una loa y reconocimiento de organizaciones terroristas que tanto dolor y sufrimiento han generado en nuestra sociedad».

En ese sentido, la Asociación Víctimas del Terrorismo ha solicitado al juzgado que se tome declaración en calidad de investigados a todos los querellados, así como que se lleven a cabo todas las diligencias que resulten «útiles y oportunas» para el esclarecimiento de los hechos.

Y tras el paso dado por la AVT llega una nueva querella. La asociación de víctimas Dignidad y Justicia (DyJ), que preside Daniel Portero, ha presentado una querella contra los titiriteros y contra toda aquella persona que pudiera resultar responsable de los hechos que se denuncian. Y lo ha hecho ante el juzgado central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional.

A juicio de la asociación, «la intención de los querellados encargados de dicho espectáculo dedicado al público infantil que se celebró en un espacio público no era otra que el de enaltecer a dos organizaciones terroristas como son AlQaeda y ETA que tanto dolor han causado en este país, así como la de incitar al odio y la violencia respecto a determinados sectores de la sociedad y la iglesia por razón de su ideología y religión».