La Cámara de Cuentas destapa irregularidades en las subvenciones de Rivas

La Cámara de Cuentas regional asegura, en un informe titulado «Fiscalización del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid del Ejercicio 2010-2011», que en la institución dirigida por José Masa (Izquierda Unida) «se tramitan como subvención directa a través de convenios de colaboración, gastos que no tienen la naturaleza de subvención y que se corresponden con servicios que deben ser contratados de acuerdo a la Ley de Contratos del Sector Público». Además, respecto a una campaña de dinamización del comercio encargada ese año, el informe asegura que «se ordenaron pagos anticipadamente por el total de las obligaciones reconocidas (69.000 euros), no al acreedor real, sino a dos empresas con las que se contrararon las actividades de ejecución del convenio y que giraron facturas al acreedor, sin que se acredite el correspondiente endoso de las mismas».

Este ejemplo es sólo una de las muchas irregularidades que expone la Cámara, que asegura que, además de que el Ayuntamiento no cumplió con la Ley a la hora de entregar sus números, éstos «no reflejan, a juicio de esta Cámara de Cuentas, la imagen fiel de la situación financiera y patrimonial, así como el resultado de las operaciones realizadas y la liquidación de los presupuestos correspondientes».

Irregularidades en la EMV

Aún más duro se muestra el informe en lo que a la gestión de la Empresa Municipal de la Vivenda se refiere. El documento asegura que, según la información que obra en poder de la Cámara, «la EMV carece de personal propio y, desde julio de 2011, tampoco tuvo un gerente a su cargo». De esta forma, «el control interno, a la vista de los resultados de esta fiscalización, se ha mostrado inexistente». Además, afirma que no hay una explicación para que no existan al menos los controles financieros de la institución, que están previstos en sus escrituras y no figuran entre la documentación.

El informe asegura además que la empresa encargada de auditar las actividades de la EMV es la misma que controla las cuentas de la empresa que audita a la competencia. Por todo ello, el informe considera que «las cuentas de la EMV que fueron aprobadas por el Ayuntamiento y rendidas a esta Cámara y que han sido objeto de esta fiscalización, no reflejan, a juicio de esta Cámara de Cuentas, la imagen fiel de su situación financiera y patrimonial, así como el resultado de las operaciones realizadas por la misma». Con todo ello, el informe estima que la adjudicataria facturó cuatro millones de euros de más en los años 2010 y 2011.

El ayuntamiento no defendió sus bienes

El informe denuncia también que mientras en un pleno del Ayuntamiento se aprobó la compensación de una deuda con la empresa Gedeco Avantis mediante la concesión de unos terrenos, la concejalía de Ordenación del Territorio había llegado a un acuerdo con esa misma empresa. El documento explica que «el pleno de 24 de febrero de 2011» aprueba la compensación de deuda mediante dación en pago de una parcela del PGOU, interesada por una entidad mercantil, operación cuyo importe es de 11.788.000 euros, antes de IVA. Como consecuencia de la operación, «el Ayuntamiento asume una carga hipotecaria de 1.908.000 euros y paga el importe del IVA, que asciende a 2.122.000 euros». De esta forma, la Cámara de Cuentas considera que Rivasvaciamadrid aprobó «una operación cuya validez jurídica debe ser cuestionada por esta Cámara por cuanto infringe las limitaciones a las facultades de administración y disposición sobre su patrimonio de la entidad mercantil declarada en concurso y ello por aplicación de la ley concursal».

En lo relativo a este caso, se recoge que «las incidencias, deficencias e irregularidades detectadas en el expediente en que se integran estas actuaciones municipales ponen de manifiesto que la compensación de deudas aprobada no cumple los requisitos» que se establecen en el Reglamento General de Recaudación y en otras normativas. No sólo eso, sino que acusa al Gobierno de José Masa en 2010 de no haber cumplido «con las obligaciones de defender y proteger su patrimonio, por lo que deberá ejercer las acciones judiciales que sean procedentes para ello».

Rivas tenía deudas sin reconocer

Por otra parte, el informe destaca que el Ayuntamiento de Rivas «tenía deudas pendientes de reconocer presupuestariamente al cierre del ejercicio 2011 con el Consejo Regional de Transportes de Madrid, 1.010.000; con el Ayuntamiento de Madrid, por liquidaciones de la tasa municipal de residuos depositados en vertederos del período mayo 1986 a febrero 2007, 1.100.000, del ejercicio 2010, 511.000, y del ejercicio 2011, 817.000; con la Comunidad de Madrid, por la liquidación del segundo semestre de la tasa de bomberos, 1.063.000; y con la constructora de la estación de ferrocarril de Rivas Futura por un pago devengado en julio 2008, 1.000.000.

En los dos últimos casos, las obligaciones se reconocieron en febrero y abril de 2012, respectivamente, con pago en este ejercicio.

Las contrataciones ni se estudiaban ni se planificaban

La Cámara denuncia que «los órganos de contratación no realizan un adecuado estudio y planificación de las necesidades a satisfacer mediante los contratos celebrados». De esta forma, «celebran contratos sucesivos con los mismos contratistas para realizar la misma prestación, aunque no siempre se produzcan fraccionamientos en sentido estricto».