Política

La fiesta del Orgullo enfrenta a Ciudadanos y Vox

El partido naranja ha presentado una proposición de ley para convertir esta celebración en fiesta regional, mientras que los Santiago Abascal quieren trasladarla a la Casa de Campo si gobiernan

Entre uno y dos millones de personas acudieron a la fiesta de la capital
Entre uno y dos millones de personas acudieron a la fiesta de la capital

La formación naranja quiere que la celebración sea fiesta regional, mientras que la idea del partido de Santiago Abascal es trasladarla a la Casa de Campo

La diputada de Ciudadanos, Esther Ruiz, ha presentado hoy en la Asamblea de Madrid una proposición no de ley para declarar la semana del Orgullo LGTBIQ de Madrid fiesta de interés turístico regional de la Comunidad. En el documento al que ha tenido acceso LA RAZÓN, se explica que este 28 de junio se conmemora el 50 aniversario de los disturbios de Stonewall (Estados Unidos), que marcaron el inicio del movimiento de liberación homosexual.

“La celebración del Orgullo Internacional del Orgullo LGTBIQ en Madrid se ha convertido en un evento de primera magnitud, que supone una manifestación de los valores de la región, tales como la tolerancia y el respeto por la diversidad”, argumentan desde el partido naranja. Y añaden que “se trata de una celebración con una antigüedad superior a los 40 años”, que “la diversidad y originalidad de los actos que se organizan es extraordinaria, incluyendo actos culturales en el campo de las artes escénicas, de la música, de la literatura, de la cinematografía o de las artes plásticas”, argumentan en su exposición de motivos.

“Vamos a pedir al Gobierno regional que inicie los trámites oportunos para catalogar a la fiesta del Orgullo de interés turístico regional o incluso debería ser nacional. Pensamos que va a ser positivo no sólo por el impacto económico en las arcas públicas y los negocios privados, que superan los cien millones de euros, sino porque queremos seguir siendo una sociedad abierta, plural, diversa, tolerante y que no retrocedamos ni un paso”, ha dicho el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado. En su opinión, esta iniciativa “va a reforzar la marca Madrid, situarla donde se merece que es a la vanguardia de Europa en derechos civiles y garantizar las libertades de todos los ciudadanos”.

Su idea es que, en cinco años, que es el plazo que marca la ley, ”sea también de interés turístico nacional”. Al mismo tiempo Aguado cree que su iniciativa se convertirá en un freno para “los partidos que nos quieran devolver a los años cincuenta”, dijo en referencia a la propuesta de Vox de llevarse el Orgullo Gay a la Casa de Campo. La presidenta de esta formación en Madrid, Rocío Monasterio, ha reiterado en varias ocasiones, su interés de desplazar las celebraciones del centro de la capital. “ Colapsan Madrid un mes antes. Yo llevaría el Orgullo Gay y fiestas similares a la Casa de Campo”, sostiene.

El partido de Santiago Abascal ya afirmó durante las celebraciones de 2018 que “su celebración se ha convertido en una imposición institucional, un problema de convivencia y en la causa de la vulneración de los más elementales derechos de las poblaciones donde se lleva cabo. En el caso de los ciudadanos madrileños la situación se vive con verdadera angustia por los excesos, en todos los aspectos, que se comenten”, expusieron en un comunicado.