La Guardia Civil buscará el cuerpo de Adriana entre 20.000 toneladas de basura

La Guardia Civil con el detenido durante el registro de la finca de Toeldo
La Guardia Civil con el detenido durante el registro de la finca de Toeldo

La Guardia Civil que lleva el caso del presunto descuartizador de Majadahonda, al que investigan por presunta detención ilegal y no por supuesto homicidio, ha revelado hoy que ha acotado una zona del vertedero de Pinto donde se depositan los contenedores de Majadahonda ante la sospecha de que Bruno Hernández, el presunto descuartizador hubiera ocultado pruebas de la desaparición de Adriana en bolsas de basura. Los agentes dan mucha credibilidad al testimonio de un vecino que afirma haber visto al detenido tirando varias bolsas de basura en distintos contenedores de la localidad.

El comandante de la Guardia Civil de Majadahonda, Julián Martínez Power, junto con la Delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, han explicado los detalles de la desaparición de Adriana así como de la tía del detenido de la que no se haya ningún rastro. En este sentido, el comandante ha detallado que están estudiando la posible falsedad del documento en el que la tía supuestamente cedía el usufructo de chalet de Majadahonda a su sobrino Bruno.

También han revelado detalles de la investigación como el hecho de que el detenido prohibía a sus inquilinos acceder a diversas partes de la casa que compartía con ellos. Así, el sótano en el que estaba la trituradora de carne en la que se encontraron restos de ADN de Adriana estaba prohibido al paso a los inquilinos.

Por otra lado la Guardia Civil ha encontrado el paradero de los seis anteriores arrendatarios del chalé.

También han explicado que durante el registro ayer de la finca de la localidad toledana de Santa Cruz de la Zarza, que es propiedad del detenido y no de su tía como se había informado en un principio, se han tomado 22 muestras de las cuales dos son de sangre, que están siendo investigadas en la laboratorio de Criminalística de la Benemérita.