La Justicia tumbó un «pacto de sueldos» como el de Parla

El alcalde de Parla , Jose Maria Fraile , entra en el salón de plenos del Ayuntamiento de Parla.
El alcalde de Parla , Jose Maria Fraile , entra en el salón de plenos del Ayuntamiento de Parla.

El TSX de Galicia anuló el acuerdo que dejó a los ediles del PP sin remuneración al subrayar que la decisión era una represalia del PSOE.

El alcalde de Parla, José María Fraile, decidió este lunes a través de un decreto dejar al grupo municipal del Partido Popular con sólo uno de sus once concejales –su portavoz, Miguel Ángel López– como liberado, es decir, como edil con dedicación exclusiva y con derecho a una retribución. Adoptó Fraile esta decisión en el contexto de los cambios normativos a los que obliga la nueva Ley de Administración Local: Parla debía reducir su número de liberados y hacerlo a costa de los ediles de la oposición, ya que todos los que estén en el partido que gobierna –en este caso, los once del Partido Socialista–, además de los portavoces del resto de formaciones deben estar liberados. Sin embargo, el decreto del alcalde blindaba al otro grupo de la oposición. Los cuatro concejales de IU conservaban su dedicación exclusiva y para ello el equipo de Gobierno delegaba a tres de ellos funciones como presidentes de los consejos de barrio.

La situación que vive ahora Parla es similar a la que el municipio de Pontevedra atravesó a finales del pasado año. Los comicios municipales de 2011 arrojaron en la capital de provincia gallega un resultado casi idéntico al de Parla: 11 concejales socialistas, 11 populares y 3 nacionalistas del BNG –en la localidad del sur de Madrid, el PSM tiene 11, al igual que el PP, mientras que IU tiene 4 y UPyD, 1–. En Pontevedra, como en Parla, el Partido Popular presentó una moción para reducir el número de liberados con el fin de adaptarse a la Ley de Administración Local y lograr, al mismo tiempo, un adelgazamiento de la Administración municipal. Y la respuesta de Gobierno local pontevedrés, también en este caso como en Parla, optó por limitar el número de liberados del Partido Popular al mínimo que recoge la Ley, es decir, al portavoz del grupo. La decisión fue puesta en manos de la Justicia gallega, y tras una resolución en primera instancia que avalaba el criterio del Ejecutivo local, el Tribunal Superior de Justicia de esta comunidad anuló esta decisión acordada durante un pleno del Ayuntamiento. El TSXG «revoca la moción conjunta del grupo municipal del BNG y PSG-PSOE relativa al régimen de dedicaciones y retribuciones de la corporación». Justifica el fallo que los ediles socialistas y de Izquierda Unida votaron a favor de dejar al PP con un único concejal liberado para «represaliar» a este grupo, ante la negativa del PP de retirar una moción anterior formulada en el mismo pleno. El auto aprecia asimismo que en la decisión de limitar al mínimo la liberación de los ediles del PP hay una «motivación perversa, torcidas razones y términos admonitorios (amenazantes)». La decisión del TSXG supuso la anulación del acuerdo y la vuelta, por tanto, a la situación previa, en la que el PP tenía tres ediles liberados.

Fuentes municipales de Parla aseguraron que la decisión, en su caso, se adoptó ante la «escasa» labor de oposición realizada por los ediles populares.