Carmena: redada de mendigos en la Plaza Mayor

Agentes de la Policía de Carmena filian e invitan a indigentes del centro a abandonar la calle: «La Plaza Mayor tiene que estar limpia»

Plaza Mayor de Madrid, tres y cuarto de la tarde de ayer. Durante aproximadamente tres cuartos de hora una patrulla de la Policía Municipal del Ayuntamiento de la capital se dedicó a filiar a los indigentes que cada día conviven con madrileños y visitantes en tan turístico emplazamiento. La acción, que los agentes llevaron a cabo con guantes puestos, no tendría más trascendencia de no ser porque algunos de estos mendigos denunciaron haber sido echados de la plaza por la Policía que ahora está bajo la dirección de Manuela Carmena. Más si cabe tras el revuelo que durante la campaña provocaron unas declaraciones de la popular Esperanza Aguirre sobre la posibilidad de llevar a los mendigos del centro a otros barrios porque, dijo la candidata del PP para indignación de algunos de los miembros del actual Ejecutivo municipal, evitar que «ahuyenten a los turistas».

La secuencia fue la siguiente: uno por uno los policías que habitualmente patrullan este punto de la ciudad se dirigieron hasta a seis mendigos para solicitarles su documentación. A uno de ellos, habitual de los soportales de una de las entradas a esta plaza, y que tiene un perro, también le pidieron la documentación y cartilla de vacunación del can, según denunció posteriormente él mismo.

«Nos han dicho que mientras ellos estuvieran por ahí, la plaza tiene que estar limpia», manifestó uno de los mendigos que, tras esta situación, se refugió en la puerta de una hamburguesería de la cercana calle Esparteros. Allí, visiblemente nervioso, aseguró a LA RAZÓN que los agentes –que pidieron refuerzos para echar también a los vendedores del top manta que hacían negocio a primera hora de la tarde en este punto– le habían invitado a abandonar su habitual cobijo. «Me han dicho que me vaya mientras ellos estén de servicio», ratificó la versión del primer indigente otro de los hombres filiados por los agentes de origen marroquí. También una de las mujeres que habitualmente moran en la Plaza Mayor fue advertida por los agentes y finalmente abandonó también la puerta del comercio en la que suele ubicarse para pedir limosna. «Yo llevo aquí toda la vida. Quien me da una pesetilla, bien», explicó uno de los afectados, quien aseguró que su perro «tiene todas las vacunas».

Este periódico intentó, sin ningún éxito, ponerse en contacto con una fuente oficial del área de Salud, Seguridad y Emergencias del Consistorio dirigido por Carmena. Preguntado por si existe una orden por parte del titular de esta área, Javier Barbero, para llevar a cabo este tipo de acciones, Paco Torres, del sindicato Colectivo de la Policía Municipal (CPPM) aseguró desconocer si ahora se ha puesto en marcha «algún dispositivo especial» para los mendigos de la Plaza Mayor, y se mostró extrañado por la expulsión de los indigentes que pudo presenciar LA RAZÓN. «Nosotros sólo les ayudamos en lo que podemos», aseguró el representante policial, quien achacó la acción de los agentes a la realización de un censo que podría estar llevando a cabo el Consistorio entre los sin techo que habitualmente residen en los arcos de acceso a la Plaza Mayor de la capital.