La Quinta de Torre Arias abrirá el día 2

Los trabajos de desbroce y poda de la finca comenzaron el pasado mes de junio

Ya ha comenzado la cuenta atrás para que los madrileños descubran las maravillas que encierra la Finca de Torre Arias. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, anunció ayer que los jardines que «heredaron» los vecinos de la capital a finales de 2012 se podrán visitar a partir del 2 de octubre. Tras realizar los primeros trabajos de adecuación durante este verano, la zona verde que en su tiempo fue una de las fincas más importantes de Madrid, citada por el mismísimo Benito Pérez Galdós, abrirá sus puertas al público mientras se terminan de acondicionar todos sus rincones.

La última condesa de Torre Arias, doña Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, acordó con el consistorio madrileño que, a su muerte, la finca, vecina de la de Los Molinos, pasara a ser de propiedad municipal. Tras su deceso hace dos años, el Ayuntamiento se hizo cargo de las 17 hectáreas de zona forestal, casona y caballerizas, que se encontraban en muy malas condiciones. En los últimos años, los jardines se habían descuidado y el edificio ya no albergaba la vivienda habitual de doña Tatiana, que había colocado un bungalow moderno para sus estancias en la finca. Por este motivo, antes de abrirlo era necesario al menos desbrozar y asegurar los caminos puesto que algunos de los árboles se habían caído en medio y había pozos ocultos a la vista por la frondosa maleza.

Así, los jardineros municipales han estado trabajando desde el pasado mes de junio para poder abrir la finca, que ha requerido una inversión de 256.000 euros. Se han realizado trabajos de limpieza y desbroce del jardín y se han eliminado todos los elementos vegetales abatidos y secos: se han hecho desbroces, podas en altura, aclareos y eliminación de residuos forestales proclives al incendio. Asimismo, se ha trabajado en el acondicionamiento de las infraestructuras hidráulicas y en la puesta en funcionamiento del sistema de riego tradicional del jardín –bajo el cual transcurre uno de los viajes de agua del Abroñigal Alto y hubo que encontrar la vía principal que surtía de agua a la quinta–, al tiempo que se han acondicionado las dependencias para el personal municipal de mantenimiento y se le ha dotado de la maquinaria adecuada para la realización de las labores ordinarias de conservación. Además, y tal y como explicó ayer Botella, «se sigue trabajando para que alcance el nivel de calidad que tienen todos los parques históricos de Madrid. Se espera así recuperar los invernaderos, uno moderno y otro del siglo XIX, los tesoros arquitectónicos ocultos por la maleza y los antiguos cultivos de Torre Arias como almendras, olivos o viñas, cuyo fruto se cederá para uso social.

La regidora madrileña avanzó a su vez que se organizarán visitas gratuitas a la finca, para grupos de un máximo de 25 personas, guiadas por educadores ambientales que explicarán los secretos de cada rincón de los jardines, que tienen hasta 51 especies diferentes de árboles, entre los que se encuentran algunos ejemplares excepcionales, como una encina de 300 años, almendros, pinos y cedros. Para poder disfrutar de estas visitas, que tendrán lugar desde el próximo 2 de octubre, los jueves, en horario de 16:00 a 18:00 horas, y los domingos, de 11:00 13:00, horas será necesario inscribirse previamente en el teléfono 916397869 –de lunes a viernes, de 10:00 a 13:00 horas– o a través del correo electrónico paa@talher.com.