Las acusaciones piden la imputación de los doctores Viñals

La familia de Cristina se suma a Manos Limpias y reclaman al juez que investige su actuación. Exigen a Flores que presente el contrato del servicio médico

Simón Viñals organizó el servicio médico del Arena
Simón Viñals organizó el servicio médico del Arena

La abogada de las familia de Cristina Arce, una de las cinco jóvenes fallecidas en la fiesta de Halloween del Madrid Arena ha decidido sumarse a la iniciativa de Manos Limpias, como acusación popular, de pedir que el doctor Simón Viñals declare como imputado ante el titular del Juzgado de Instrucción número 51, Eduardo López-Palop, que investiga la muerte de las niñas. Además, pide también la imputación del hijo de Viñals, Carlos, que también participó en el servicio médico del evento Thriller Music Park.

En concreto, la letrada María José Siñeriz pide que los Viñals expliquen lo que vio Antonio Sanjuán Linares, supervisor de guardia del Samur, cuando acudió al botiquín a atender a las víctimas de la avalancha. Según queda reflejado en el sumario del caso, Sanjuán declaró que «en ningún momento observé que el responsable del equipo médico, Dr. Viñals, atendiera a ninguna paciente, ni diera ninguna indicación, es más, parecía totalmente ajeno a lo que sucedía». Una actitud que según el supervisor del Samur, se resumía en la frase que le dijo Viñals en la puerta de la enfermería: «He estado atendiendo a borrachos toda la noche y ahora me traen esto».

En este sentido, Manos Limpias pidió el pasado 14 de diciembre a López Palop las imágenes de la cámara de videovigilancia del Madrid Arena que apunta hacia la entrada de la enfermería para comprobar las personas que entraron y salieron del botiquín. La acusación particular pretende comprobar si Viñals cometió un delito de abandono de destino al dejar el servicio médico cuando había tres personas en parada cardiorespiratoria.

En el escrito dirigido al juzgado se toma como referencia la declaración de Sanjuán en la que, además de reflejar el comportamiento del jefe del servicio médico, relata la situación de las tres jóvenes que estaban en parada cardiorespiratoria cuando llegó al lugar –que después se supo que eran Cristina, Katia y Rocío–. Dicho informe relata el trabajo de todos los miembros del equipo de Viñals y en el se apunta que tan sólo uno de los técnicos de ambulancias Europa estaba realizando un masaje cardiaco y una reanimación adecuada a una de las chicas. Salvo la actuación «valiosa» de este técnico, Sanjuán explica que la atención a las otras dos pacientes se limitaba a la ventilación mecánica y señala a uno de los sanitarios como «bloqueado». En concreto, la técnico que acompañó a Sanjuán señala de este último que «cree que es médico, pero no da ningún tipo de indicación», lo que apuntaría a Carlos Viñals y motiva que se haya pedido su imputación.

Además, la abogada de la familia Arce ha pedido a Diviertt S.L., la empresa de Miguel Ángel Flores que organizó la fiesta de Halloween en el Madrid Arena, que presente ante el juez una copia del contrato de servicios suscrito con el equipo médico del evento, antes de la declaración de los doctores Viñals. Al respecto, Simón Viñals aseguró que su colaboración con Miguel Ángel Flores era la de un «profesional liberal» que presta sus servicios para un evento concreto, sin contrato de por medio, tal y como había hecho en otros eventos similares también organizados por Flores.

Declaración de José Mª Flores

El próximo 15 de enero declarará como imputado por el caso Madrid Arena José María Flores, hermano de Miguel Ángel Flores, propietario de Diviertt, empresa organizadora de la trágica fiesta de Halloween. José María Flores, administrador único de Diviertt, comparecerá por primera vez ante el juez, que ya ha tomado declaración en dos ocasiones a su hermano. Entre el 21 de enero y el 4 de febrero, declararán también como imputados cuatro responsables de Madrid Espacios y Congresos: el ex director gerente, Jorge Rodrigo; el ex responsable de seguridad, Rafael Pastor; el coordinador de proyectos, Francisco del Amo y el coordinador de seguridad, José Rodríguez Caamaño.