Libros gratuitos para 150.000 escolares desde el próximo curso

La mayoría de los centros ya funcionan con este sistema de préstamo que ahora regulará el Gobierno.

Los primeros alumnos en beneficiarse del plan serán los que pertenezcan a familias con menos recursos económicos de la Comunidad de Madrid
Los primeros alumnos en beneficiarse del plan serán los que pertenezcan a familias con menos recursos económicos de la Comunidad de Madrid

La mayoría de los centros ya funcionan con este sistema de préstamo que ahora regulará el Gobierno.

Todos los escolares de los centros públicos madrileños y gran parte de los alumnos de colegios e institutos concertados ya no tendrán que gastarse un dineral en libros de texto. A pesar de que los bancos de libros llevan funcionando varios años con la gestión de los propios docentes, ahora el sistema de préstamo va a estar coordinado por la Comunidad de Madrid por medio del Programa Accede. El consejero de Educación, Rafael van Grieken, presentó ayer en el IES Arcipreste de Hita de Vallecas un plan al que el Ejecutivo regional destinará 60 millones de euros anuales a partir del curso 2019/2020, pero que empezará a funcionar de forma parcial el año que viene beneficiando a 150.000 menores. Los volúmenes se renovarán cada cuatro años, excepto los de primero y segundo de Primaria que se comprarán de nuevo cada curso. Así, el importe por alumno asciende a 150 euros en Primaria y a 270 euros en Secundaria.

La principal ventaja es que el Programa Accede no parte de cero porque en la actualidad los centros madrileños ya cuentan con un fondo que supera el medio millón de ejemplares. En virtud de la nueva Ley de Contratos del Sector Público, la cuantía máxima permitida en los contratos menores se rebajó a los 15.000 euros. Por eso, para la compra de los libros de texto, que siempre correrá a cargo de los colegios e institutos, ha sido necesario el desarrollo de un acuerdo marco, cuya tramitación nunca será inferior a los ocho meses. Éste pauta que los proveedores se inscribirán en una de las 27 zonas educativas en las que la Consejería ha dividido la región, y los propios responsables serán los que adjudiquen los contratos.

Como este acuerdo marco no estará listo cuando se inicie el próximo curso escolar, los centros solo se podrán gastar un máximo de 15.000 euros antes de septiembre. De esta manera, la Comunidad priorizará la atención a los alumnos que tengan dificultades socioeconómicas, y en concreto a los que tengan familias cuya renta per cápita no supere los 4.260 euros, que es el mismo baremo que se aplica para conceder las becas de comedor. También estarán a la cabeza de la lista los menores tutelados en acogimiento residencial, las víctimas de violencia de género o terrorismo, o los que tengan necesidades educativas especiales.

En cuanto al alcance del plan, según un estudio elaborado por los responsables de Educación, el 80 por ciento de los alumnos de los centros públicos de Madrid podrían acogerse a esta medida. Además de escolares de Primaria y Secundaria, el programa también va dirigido a niños que cursen segundo ciclo de Educación Infantil, Formación Profesional Básica o Educación Especial. Por otro lado, el Ejecutivo quiere que las compras se efectúen en los comercios de proximidad para favorecer así a los pequeños empresarios. «Además, las editoriales se tendrán que ajustar a este calendario de renovación. Si no hay un cambio de contexto tendrán que planificar sus ediciones en función del calendario», indicó Van Grieken. Este nuevo plan también favorecerá a los docentes que se hagan responsables de su gestión, que cobrarán un complemento de productividad por esta labor.