Los vecinos, a Carmena: No hay milagro de la limpieza

Un estudio de la Federación de Asociaciones valora como «muy insatisfactorio» el estado de las calles.

Un estudio de la Federación de Asociaciones valora como «muy insatisfactorio» el estado de las calles.

La «política milagrosa» en materia de limpieza de las calles que esta misma semana aseguró Manuela Carmena que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Madrid, se dio ayer de bruces con la realidad de los vecinos. Si el martes la alcaldesa achacaba a los grupos de la oposición haber iniciado una «campaña»para denunciar la suciedad de la vía pública, ayer era la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (FRAVM) –que aglutina a todo este colectivo– la que mostraba con datos a Carmena que la suciedad de las calles es un problema real, y que sí, Madrid está tan sucio como llevamos meses denunciando los medios de comunicación y le reprochan los ediles del Pleno que no son de su partido.

Enrique Villalobos, presidente de la FRAVM, presentó el informe sobre el estado de la limpieza de la ciudad que ya adelantó LA RAZÓN este mismo mes y que es contundente: «la limpieza no ha mejorado en los últimos 15 meses». Los datos del cuestionario, que han completado los miembros de 79 asociaciones vecinales de 85 barrios de los 21 distritos de la capital permiten, según la federación, extraer una fotografía «bastante certera» de la situación. «Podemos afirmar con rotundidad que las asociaciones vecinales valoran de manera muy negativa el actual estado de limpieza general de la ciudad», se indica en esta radiografía en la que el 49,4% de los vecinos califican de «muy insatisfactorio» el actual servicio de limpieza de su barrio.

El 55,7% de los vecinos consideran que la limpieza general de su barrio es «igual» respecto a la anterior legislatura y para el 21,5% y el 11,4% es «peor» o «mucho peor». Unos resultados que se traducen en que apenas un 1,3% de los encuestados cree que el estado de su barrio es «satisfactorio» y Chamberí es el único distrito cuyas asociaciones se muestran menos preocupadas por la suciedad de sus calles. La otra cara de la moneda son los distritos de Usera, Latina, Villaverde, Ciudad Lineal, Hortaleza, Latina, Puente de Vallecas, Carabanchel y Centro, donde los vecinos puntúan por debajo de 2 (donde 1 es «muy insatisfactorio» y 5 «muy satisfactorio») los servicios de limpieza viaria y mantenimiento de zonas verdes. En Arganzuela, Retiro, Fuencarral, Moratalaz, Villa de Vallecas, Vicálvaro, San Blas, Barajas la nota tampoco llega al aprobado. Los vecinos de Tetuán, Chamartín y Chamberí son los únicos que valoran con más de un 2 la limpieza de las calles de su distrito. En lo que respecta a Salamanca, el único que falta, la FRAVM señala en su informe que el dato de este distrito no es representativo, puesto que en la encuesta sólo han participado los residentes de uno de sus barrios (La Guindalera).

Los datos sobre el servicio de recogida de basuras no son mejores. Chamartín, Chamberí, Villa de Vallecas y San Blas son los únicos que dan un tres (la nota más alta de las otorgadas) en este aspecto. Lo peor: en Usera, Latina, Villaverde y Puente de Vallecas. El cuestionario también preguntó por el mantenimiento de las zonas verdes y, de nuevo, Villaverde, Villa de Vallecas y Usera se situaron como «farolillo rojo».

Más concretamente, las asociaciones consultadas por la FRAVM apuntan a tres problemas como principales causas de la mala imagen que proyectan las calles de la capital debido a la suciedad: el 97,5% cree que la limpieza viaria que llevan a cabo los barrenderos es insuficiente, los excrementos caninos son gran parte del problema para el 91% de los encuestados, y el 87,3% ve en la falta de mantenimiento de parques y jardines una parte importante del problema. También los vertidos ilegales (58,2%), un aspecto sobre el que la federación vecinal alerta de que se ha producido un repunte y que ya es un problema enquistado en barrios como Marconi, Villaverde Bajo (Villaverde), San Fermín (Usera), Delicias (Arganzuela), Alto de San Isidro (Carabanchel) el Ensanche de Vallecas o la Cuña Verde de Moratalaz.

La federación que dirige Villalobos también ha preguntado por los «culpables»: La falta de medios técnicos y humanos (recursos), para el 92,3% de los vecinos y, en segundo lugar, la mala conducta (falta de civismo) de personas que residen o transitan en el barrio, que para un 85,9% son los responsables de la situación de insalubridad de las vías públicas de la capital.

El informe recoge también una relación de las zonas más afectadas por la suciedad en cada uno de los distritos. Un dato «especialmente alarmante» a juicio de la FRAVM, ya que a la hora de indicar los puntos negros de sus barrios algunas asociaciones subrayan como «zonas más afectadas» la totalidad del barrio. «El caso de Usera es especialmente sangrante: al menos cuatro de sus barrios (Orcasur, Orcasitas, Almendrales y San Fermín) viven esta situación», se recoge en las conclusiones. Las Cavas, Valdezarza, Batán, Pan Bendito, Entrevías, San Diego y Numancia, la colonia San Agustín, Quintana y Pueblo Nuevo, el PAU de Valdebebas, San Cristobal de los Ángeles, Marconi, el Ensanche de Vallecas y el del aeropuerto son los otros barrios en los que los vecinos exigen una limpieza general en todas sus calles.

En la FRAVM no quieren excusas, por eso, Villalobos exigió a Carmena que persiga a las concesionarias de la limpieza que están incumpliendo los contratos. Fue tajante: «En 15 meses ha dado tiempo suficiente como para poder abrir una vía de solución de aquellos lotes que no estén siendo efectivos».