Madrid

Madrid en bici: ¿Puedo circular en bicicleta por la acera?

Recuerde que las bicicletas no pueden circular por el carril bus.

Normas y recomendaciones para circular en bicicleta por Madrid

Publicidad

Desde el Ayuntamiento de Madrid en colaboración informan de las normas de circulación si usamos la bicicleta para movernos por la ciudad, recordando, entre otras normas, que no se puede ir por el carril bus o por la acera. Igualmente dan consejos y recomendaciones para usar la bicicleta con seguridad.

De obligatorio cumplimiento:

- Timbre: la bicicleta debe llevarlo. Es un elemento importante que avisa a los demás de su presencia.

Publicidad

- Aceras: no pueden circular por las aceras, ya que son espacio reservado para los peatones, salvo si hay aceras bici.

- Carril Bus: no se puede circular por el carril bus, salvo que la señalización permita expresamente la circulación de bicicletas por éste.

Publicidad

- Luces: debe llevar luces delante y detrás y, por la noche y en vías interurbanas, llevar además un elemento reflectante.

- Móvil y auriculares: no se puede circular con auriculares conectados a reproductores de sonido, así como el uso de teléfono móvil.

- Frenos: para circular, debe llevar frenos tanto delanteros como traseros.

- Casco: aunque el uso del casco en ciudad no es obligatorio, para los menores de 16 años si lo es. En carretera es obligatorio.

- Alcohol: la tasa máxima de alcohol es de 0,5 g/l en sangre o 0,25 mg/l en aire expirado. En general no se puede circular habiendo consumido bebidas alcohólicas, estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes u otras sustancias análogas con las mismas restricciones que el resto de conductores.

- Pasajeros: puede llevar un acompañante, pero sólo si es menor de 7 años y si lo hace en un asiento homologado

Publicidad

Consejos y recomendaciones:

Circula por el centro de tu carril, y hazte respetar. Una bicicleta arrimada al borde de la carretera despierta la tentación de adelantar en los coches, aunque no se pueda mantener una distancia prudencial durante el adelantamiento. Y un coche aparcado puede abrir sus puertas sin mirar y derribar al ciclista.

Circula por el carril derecho. Los coches no esperan encontrar un usuario lento en el carril izquierdo (el rápido), y dado que adelantar por la derecha es poco común, se desconciertan. No obstante, si tienes que girar a la izquierda es mejor situarse en este carril con antelación. Si el carril derecho está ocupado, circula por el inmediato a tu izquierda.

Conduce en línea recta y se predecible, indicando las maniobras que vas a realizar con los brazos. Es más importante de lo que pueda parecer. Si no conoces como hacerlo, pide que te lo enseñen.

En carretera se debe circular por el arcén si este está limpio.

Circula a la velocidad adecuada. Adáptate a la velocidad de la calle por donde circules y, a ser posible, elige calles tranquilas. Cuando circules por zonas de prioridad peatonal hazlo a una velocidad similar a la de los viandantes, teniendo siempre en cuenta la prioridad del peatón. Si hay mucha densidad peatonal, desciende de tu bicicleta y anda con ella al lado.

Busca una ruta segura. Merece la pena seguir un buen itinerario por calles apacibles o por carriles-bici, con la ayuda de un plano. Frecuentemente, los cascos antiguos o los barrios tranquilos ofrecen buenas posibilidades.

Hazte visible por la noche. Utiliza luz delantera blanca y trasera roja, además de reflectantes. El sistema de alumbrado conviene que sea a pilas o de dinamos con acumulador, para que la luz no se apague cuando te detienes.

Utiliza un casco si te hace sentirte más seguro. Pero recuerda que el uso del casco NO evita los accidentes. Una verdadera seguridad se basa en la utilización de medidas de protección activa: moderación de la velocidad, atención al conducir, prevenir los movimientos propios y de los demás, señalizar las maniobras, conducción defensiva...

Pon un retrovisor, es un elemento más con el que aumentarás tu seguridad.

No circules con auriculares, pues te impiden controlar adecuadamente el tráfico que se encuentra a tu alrededor.

Utiliza el timbre, los peatones no nos oyen y se suelen cruzar a menudo.

Con lluvia extrema las precauciones. Lo fácil se vuelve difícil y arriesgado.

Ata la bici con un buen candado. Recomendamos candados en forma de U.

Asegúrate. Un seguro de Responsabilidad Civil cubre los posibles daños que pudieras ocasionar a terceros.

Acata las normas de circulación.

Mantén tu bicicleta en buen estado: frenos, cambios, dirección, ruedas y luces. Aporta mayor seguridad.

Y sobre todo...

Pon especial cuidado al circular por tu carril cuando pases a la altura de una desviación a la derecha. Muchos conductores no señalizan su maniobra de giro a la derecha, te cortan el paso y crean situaciones de riesgo.

No te fíes de las maniobras de los coches hasta el último momento y ten los frenos a punto sobre todo cuando circules a la altura de ellos. Ten en cuenta que, aunque puedas tener la razón, ante un accidente con un coche la bicicleta lleva siempre las de perder.

No circules demasiado pegado a los coches aparcados. Los coches que circulan a tu izquierda no prevén si vas a necesitar espacio porque un coche que esté parado a tu derecha abra su puerta. Es una más de las razones por las que te pedimos que circules por el centro del carril.

En las rotondas, compórtate como otro vehículo más. Si entras con miedo los automovilistas te echarán a la derecha. Salvo que vayas a usar la primera salida a la derecha, no renuncies a los carriles centrales. Aunque vayas más lento, los coches tendrán que adaptar su velocidad a la tuya.

Pon máxima precaución en momentos de intensidad de tráfico y no te quedes entre dos carriles. No importa que estés en un carril a la izquierda, incluso con más motivo en esos casos, permanece en el centro de él. En algunas ocasiones será preferible esperar unos metros para realizar la maniobra.