Malversación de fondos en la fiesta del despilfarro

El Ayuntamiento de Alcorcón denunciará a Cascallana por la fiesta de la vivienda de 2009. El ex alcalde gastó más de 300.000 euros en un solo día y con cargo a las deudas del CREAA

Enrique Cascallana

Cuando la crisis económica ya asomaba las orejas y ayuntamientos como el de Madrid comenzaban a guardar los muebles en previsión de las vacas flacas, el consistorio de Alcorcón, entonces gobernado por el socialista Enrique Cascallana en coalición con Izquierda Unida, decidió gastarse más de 300.000 euros en una fiesta pese a que las arcas municipales estaban casi vacías.

El festejo tuvo lugar el 16 de mayo de 2009 y el motivo era la entrega de las primeras llaves del Plan de Vivienda del Ensanche Sur y la presentación de la segunda fase del mismo. Sin embargo, Cascallana decidió tirar la casa por la ventana y convirtió el acto en un mitin en toda regla. Para ello invitó a pesos pesados del PSOE como la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, y los principales barones del PSM: Tomás Gómez, Rafael Simancas, Lucila Corral, Daniel Méndez, Antonio Fernández Gordillo, María Antonia García Fernández, Pilar Sánchez-Acera, José Quintana y Adolfo Navarro, entre otros.

Aperitivos gratis

Además, sacó músculo con un concierto de Nena Daconte, el grupo de moda en ese momento, por el que se pagaron 35.000 euros más otros 48.000 euros por el escenario; un aperitivo gratuito para todos los que se acercaran, con un coste de 10.000 euros; y un amplio surtido de merchandising de la empresa municipal de la vivienda Emgiasa con globos de helio, balones, parasoles, mochilas, delantales y yoyos, que costó 39.770,05 euros. Todo ello ubicado en distintas carpas y stand, con apoyo audiovisual.

Ahora, la nueva corporación dirigida por el popular David Pérez ha decidido denunciar este despilfarro no sólo por lo amoral de gastar cientos de miles de euros cuando el Ayuntamiento tuvo que suspender los pagos a los proveedores meses después por falta de fondos, sino por los indicios de malversación que ha descubierto la intervención judicial a raíz del concurso de acreedores de Emgiasa, por culpa del que fue proyecto estrella del anterior equipo de gobierno del PSOE: el Centro de Creación de las Artes de Alcorcón (CREAA).

Así, las facturas de la fiesta de la vivienda –289.360,68 euros en total– se cargaron a Emgiasa, que el año pasado entró en concurso de acreedores debido a la deuda de 313 millones que arrastraba. Dichos recibos aparecieron en el inventario y la revisión de cuentas que han realizado los tribunales en la empresa para resolver la bancarrota de la empresa municipal. Puesto que en las fechas en las que se celebró el festejo Emgiasa ya presentaba problemas de financiación, el Ayuntamiento de Alcorcón cree que podría haber malversación de fondos si se empleó dinero procedente de créditos y subvenciones para pagar el festival de la vivienda.

En bancarrota

Por aquel entonces, la UTE de constructoras que levantaba el CREAA (FCC y Ferrovial), ya había paralizado las obras varias veces debido a que Emgiasa no cumplía los plazos de pago. El Centro de Creación de Artes de Alcorcón tenía un presupuesto inicial de 70 millones de euros, que, a día de hoy, ya se ha superado en otros 20, y a los 90 millones gastados falta sumar al menos otros 40 para poder terminarlo. Sin embargo, el proyecto está paralizado debido a los más de 600 millones de euros que adeuda el consistorio.

Junto a estos supuestos delitos, el Ayuntamiento de Alcorcón va a estudiar también la adjudicación a la empresa Rayo3 de la campaña de publicidad y de marketing del evento por la que se pagaron 39.770 euros. Al parecer, la propietaria de dicha empresa es Rosa Cano, miembro de la ejecutiva local del PSOE de Alcorcón.