Más Madrid no denunciará a Pablo Soto por acoso sexual

Aseguran que esa decisión está en manos de la Fiscalía o de la presunta víctima. Su sustituto será José Luis Nieto, de Equo.

Pablo Soto figuró en las listas de Más Madrid a la capital en las elecciones de mayo como número cuatro
Pablo Soto figuró en las listas de Más Madrid a la capital en las elecciones de mayo como número cuatro

Aseguran que esa decisión está en manos de la Fiscalía o de la presunta víctima. Su sustituto será José Luis Nieto, de Equo.

Tras el terremoto experimentado en la noche del martes, con cruce de comunicados y reproches entre Pablo Soto y Más Madrid incluidos, la formación municipal quiso ayer dar «carpetazo» al presunto caso de acoso a una militante que ha motivado la renuncia de ya su ex concejal. El partido fundado por Manuela Carmena e Íñigo Errejón estuvo pendiente durante el día de ayer de que Soto formalizara su acta de concejal, un trámite que acabó efectuando en el transcurso de la tarde. Poco después, Más Madrid confirmaba su sustituto: José Luis Nieto, coportavoz de Equo en Madrid, y que hasta ahora ocupaba el puesto 21 de la lista con la que el partido concurrió a las elecciones municipales. Su nombre ya sonaba para entrar en el Consistorio, después de que Inés Sabanés también abandonara la formación, en su caso para unirse al proyecto de Más País comandado por Errejón.

Con todo, esta dimisión –o despido– estuvo ayer en boca de todos los políticos madrileños. Especialmente de los de su ya antigua formación. La coportavoz de Más Madrid, Rita Maestre, aseguró ayer que «el compromiso con el feminismo y la lucha contra el machismo se tiene que demostrar con hechos, no con palabras». Así, Maestre cree que su partido ha actuado de forma «garantista pero efectiva», haciendo frente a la «contundencia de los hechos».

Según afirmaron fuentes de la formación a LA RAZÓN, Más Madrid no va a presentar una denuncia por acoso, ya que estiman que, como partido, «no pueden hacerlo» y que se trata de una iniciativa debe correr a cargo «de la Fiscalía o de la propia víctima». Del mismo modo, aclararon que la investigación que han llevado a cabo sobre el caso, iniciada dentro de un protocolo anti acoso, ha sido liderada por «una experta en violencia de género» de la que se tienen buenas referencias, independiente del partido, y con «conocimientos y la distancia emocional» adecuados para poder evaluar los hechos. El dictamen se presentó este pasado martes.

Relatos que no coinciden

Unos hechos, por otro lado, que no coincidían entre lo relatado por Soto y por Más Madrid. Y tampoco hubo acuerdo en la forma de exponerlos. Pasadas las 22:00 horas, Soto anunciaba en su perfil de Twitter que «renunciaba» a su acta de concejal. Según desvelaba, el martes de la semana pasada le comunicaron que, hace unas semanas, una militante de Más Madrid, «del entorno de los grupos de trabajo», se «sintió acosada» por él. Habría ocurrido después de acabar su jornada laboral, mientras tomaban unas cervezas, cuando Soto le pidió a esta persona «ayuda para ir al cuarto de baño». Como recuerda el ex edil, sufre una discapacidad que le obliga a ir en silla de ruedas, por lo que «en algunas ocasiones no puede ir sin ayuda». Según la versión de la mujer, en ese momento Soto le habría dirigido comentarios con «tono o significado sexual». Sobre lo referido, Soto asegura que «no recuerda casi nada de aquella noche», debido a la influencia que tienen «unas pocas cervezas» en él y confesaba que «en los últimos años he medido mal la cantidad y la frecuencia de lo que he bebido». Pero también aseguraba que, pese a que es un «bocachancla», ese tipo de comentarios solo los hace a su «familia y amigos cercanos».

Acto seguido, Más Madrid informó en un comunicado que Soto había prometido «presentar la renuncia antes de las 22:00 horas» de la noche del martes y que, «en lugar de cumplir con su palabra», presentó «una versión de los hechos que no concuerda» con la de la víctima. Una persona a la que la dirección del partido «concede absoluta veracidad», entre otros motivos porque considera que los hechos relatados son veraces y de «gravedad». Más Madrid asegura asimismo que durante la investigación «se ha estado en contacto con la víctima y los testigos» y siempre ha buscado «preservar su intimidad y garantizar» sus derechos.