«Matrículas» antirrobo para las bicicletas

La capital implantará en el primer trimestre de 2014 el «bicirregistro». Los usuarios pagarán 7 euros para que sus ciclos lleven una pegatina que identificará la Policía

MADRID- El primer trimestre de 2014 el Ayuntamiento de Madrid se unirá a la Red de Ciudades por la Bicicleta (RCxB) para implantar en la capital el «bicirregistro», una matriculación voluntaria de estos vehículos para evitar robos. La iniciativa, que funciona con gran éxito en ciudades como Logroño, Zaragoza, Palma, Alcobendas o Torrelodones, facilita un número de inscripción a cada usuario para que, en caso de robo o pérdida, permita a la Policía recuperar con rapidez la bici.

Para ello, cada usuario deberá inscribirse en internet, a través de la página web de Madrid Movilidad, en la que se incluirá un enlace a www.biciregistro.es. Después, deberán acudir a las dependencias municipales para confirmar sus datos, hacer una declaración responsable de la propiedad de la bicicleta, pagar una tasa única de 7 euros y recoger un kit para que peguen en la bicicleta su número identificativo. «Las pegatinas con la matrícula se tienen que pegar en el cuadro de la bicicleta y después se le añade un líquido que viene en el kit y que permite que, aunque se arranque el papel pegado, el número continúe siendo visible bajo una luz ultravioleta», explica Elisa Barahona, directora general de Sostenibilidad del Ayuntamiento de Madrid.

De este modo, la Policía Municipal podrá llevar consigo una linterna de luz ultravioleta que le permita identificar con rapidez las bicicletas para saber si han sido sustraídas. «Si encuentran un vehículo robado lo llevarán a unos almacenes situados en la ciudad y a través del propio sistema de registro se avisará a los usuarios para que vayan a recoger su bicicleta», cuenta Barahona.

Mercado negro

Del mismo modo, el bicirregistro funciona a la inversa: en caso de robo o pérdida, el usuario puede acceder a una base de datos en la que consultar si se ha hallado su vehículo. Actualmente, el consistorio está estudiando con Madrid Movilidad la cesión de uno o varios locales que sirvan como depósito para las bicis sustraídas. De hecho, en la actualidad más de 30 bicicletas que aún no han sido reclamadas por sus dueños permanencen en los «objetos perdidos» de la comisaría de Arganzuela.

«Uno de los problemas más graves para la implantación del uso ciclista es el alto número de robos. De hecho, en algunas ciudades del norte de Europa, los usuarios optan por adquirir las bicicletas más baratas dado el gran mercado negro de vehículos sustraídos», cuenta la directora general de Sostenibilidad sobre este objeto que es uno de los más buscados, por ejemplo, por los asaltantes de trasteros. Es por ello que la Red de Ciudades por la Bici ideó el «bicirregistro», que, además funciona a nivel nacional y cuenta con la participación de la Dirección General de Tráfico y de los Ayuntamientos adheridos, entre los que estará el de Madrid el primer trimestre de 2014.

La implantación de este sistema está prevista en el Plan de Calidad del Aire de la Ciudad de Madrid 2011-2015 en tanto en cuanto se quiere incrementar el uso ciclista en la capital, de modo que está en sintonía con otras medidas puestas en marcha, como los ejes ciclistas, la M-10, que está a punto de concluirse, o el sistema de alquiler público de bicicletas, que se pondrá en marcha el 1 de enero. «Cualquier iniciativa que contribuya a incrementar el uso de la bici es muy importante y creemos que fomentar la seguridad de los usuarios con el registro voluntario favorece este objetivo», señala Barahona.

Además, el sistema de registro de bicicletas no supondrá ningún coste para el Ayuntamiento, puesto que la creación y el mantenimiento de la base de datos en la que se inscribirán corresponde a la RCxB, que también proporcionará a la capital los kits de marcaje, que deberá pagar cada usuario. El consistorio madrileño llevará a cabo el mantenimiento tanto de las bases de datos de las bicicletas localizadas sin identificación, que pondrá a disposición de los propietarios para facilitar su recuperación, como la actualización de la base de datos de las bicicletas registradas cuando hayan sido extraviadas. Igualmente, se encargará de avisar a los propietarios en caso de que la bicicleta sea encontrada.

En la web del registro se pueden encontrar a su vez consejos de seguridad para el uso de la bicicleta que van desde escoger el sillín adecuado y el mejor candado hasta las precauciones más importantes a la hora de circular. También está la relación de todos los ayuntamientos adheridos a la iniciativa –cerca de 60– para saber qué ciudades son más seguras a la hora de hacer turismo en bicicleta por las mismas.

La nueva ordenanza para ciclistas

- Se podrá circular en paralelo. Lo podrán hacer un máximo de dos ciclistas; antes estaba prohibido.

- Acceso libre a Áreas de Prioridad Residencial. Hasta ahora sólo podían entrar los vehículos de emergencias, transporte público y motocicletas.

- Señalización. En las carreteras que por sus circunstancias haya más tráfico de ciclos se podrá realizar una señalización al respecto y limitar la velocidad.

- Ciclos de dos ocupantes deberán tener una autorización municipal que establecerá las vías, días y horarios en los que podrá circular sin problemas.

- Distancia de seguridad con los peatones. Los ciclistas deberán guardar como mínimo un metro de distancia con los viandantes.

El alquiler nace con polémica

El colectivo Madrid Pro Bici, que aglutina a unas 20 empresas del sector, ha mostrado su descontento con la adjudicación del sistema público de bicis, que se ha realizado «sin tener en cuenta al tejido empresarial del sector». Lamentan que, ahora que la «bici pública» va a llegar a la capital, se haya «perdido la oportunidad de integrar a las empresas del sector en el proyecto», denuncia Luis Álvarez, vicepresidente de Madrid Pro Bici. El colectivo sostiene que «ninguna empresa española podía cumplir con el perfil requerido en las bases del concurso», que estipulaba una implantación de 2.000 bicicletas. Por eso, aseguran, la adjudicación sólo ha sido posible a través de una UTE de la navarra Bonopark con la multinacional americana Alta Bicycle Share.