Actualidad

Rebelión en Madrid Central: Primer día de la moratoria

El tráfico aumentó según el Ayuntamiento un 0,1%. Varios piquetes intentaron frenar el acceso a la APR.

El tráfico aumentó según el Ayuntamiento un 0,1%. Varios piquetes intentaron frenar el acceso a la APR.

Publicidad

Primer día sin multas por Madrid Central y «la vida sigue igual», como diría la canción de Julio Iglesias. Al menos es lo que revelan los datos facilitados por el equipo de Gobierno. «No se refleja un aumento sustancial del tráfico», dijeron. En los accesos a la M-30 se registró una subida del 0,1 por ciento si se comparan los datos de ayer con los registrados el pasado lunes 24 de junio. De hecho, en el interior de la M-30 (zona en la que está comprendida Madrid Central), había disminuido un 0,7%, según la Dirección General de Gestión y Vigilancia de la Circulación del Ayuntamiento. En el círculo urbano exterior sí se registró un incremento de un 0,3%. Así, comparando los datos de ayer con los de los últimos diez días, se detectó un aumento del tráfico del 0,1%.

Lo cierto es que la jornada arrancó con bastante movimiento, pues ya se había advertido de que habría piquetes a partir de las 10 de la mañana para evitar el acceso a Madrid Central. Dos horas antes, alrededor de las ocho, un grupo de 17 activistas de Greenpeace –provistos de pancartas bajo el lema «Madrid Central Funciona» y atados los unos a los otros y a su vez encadenados a un poste– se sentaban en la calle Alcalá para impedir que los vehículos pudieran entrar en la APR. A eso de las diez, varios agentes de la Policía Nacional les desalojaban. Desde la ONG pedían al nuevo alcalde, José Luis Martínez-Almeida, que les escuchara. Y la respuesta de éste no tardó en llegar y con cierta ironía: «Envidio la cantidad de tiempo libre que tienen estos piquetes, hay que reconocer que es envidiable el tiempo libre del que disponen para hacer estas actuaciones», para añadir a continuación que ellos deben trabajar por los «asuntos que afectan a los ciudadanos», por lo que no cuentan con ese tiempo libre.

La guerra de cifras no tardó en llegar. Según informó uno de los portavoces de la Plataforma en Defensa de Madrid Central y representante de Ecologistas en Acción, Juan Bárcena, la estación de la Plaza del Carmen superó los niveles máximos de contaminación permitidos a primera hora dado que el tope son 40 microgramos por metro cúbico y se alcanzaron los 70. No obstante, reconocieron que se trata de la «cuarta, quinta» superación en el trimestre.

La eliminación de multas en el área de bajas emisiones de Madrid Central afecta también a las antiguas Áreas de Prioridad Residencial (APR) del distrito Centro, ya que éstas desaparecieron como tales al ser absorbidas por la primera medida. Por eso muchos ciudadanos pudieron circular por zonas del distrito Centro (Ópera, Letras, Cortes y Embajadores) por las que hacía años que no transitaban.

Publicidad

Mientras, la entrada en vigor de la moratoria generó ayer las primeras fricciones entre los distintos partidos. Vox recriminó al PP que poner Madrid Central en pausa «incumpla» las promesas que hizo el PP durante la campaña electoral y echó en cara a Martínez-Almeida que «se plegara a los dictados de Cs con una postura tibia» sobre la circulación en la capital, informa Efe.

El Grupo Municipal de Vox hizo hincapié en que el acuerdo que firmó con el PP en el Ayuntamiento contemplaba «acabar con la política de prohibiciones y restricciones y recuperar la libre circulación en las vías estructurantes», mientras que el firmado con la formación naranja contemplaba «reconvertir» la movilidad. La vicealcaldesa, Begoña Villacís, se encargó de hacer las matizaciones al asegurar que en el programa de Cs se hablaba de «mejorar un sistema que era deficiente y para hablar con todas las partes». Por eso puntualizó que reversión como tal no existe. «Es un bulo, sigue vigente», dijo en alusión a que hasta el 30 de septiembre el proyecto estrella de Carmena seguirá revisándose.

Publicidad

El PSOE, sin embargo, quiere que se siga multando a los madrileños durante los tres meses que se audite el funcionamiento de un proyecto sobre el que todavía sigue habiendo mucha desinformación para los ciudadanos sobre los límites de esta área vetada a los contaminantes. «Se puede mejorar Madrid Central sin necesidad de dejar de poner multas», dijo, y tildó de «reversión» el planteamiento que ha llevado a la práctica en nuevo alcalde.

La patronal madrileña pidió al nuevo equipo de Gobierno una evaluación del impacto económico de una medida que, para muchos empresarios se ha traducido en «una bajada de la actividad, falta de crecimiento, cierre de empresas y despidos».

Mientras, los piquetes informativos en defensa de Madrid Central seguían dando la batalla en las calles durante la tarde de ayer. Poco más de una decena de personas acudieron con carteles y octavillas a los puntos informativos anunciados por las redes sociales: Cibeles con calle Alcalá, Atocha, Embajadores, Puerta de Toledo y Plaza de España con Gran Vía.

Su estrategia fue colocar notas en los limpia parabrisas de los coches o colocarse en los pasos de cebra con carteles de protesta para intentar atraer la atención de los conductores. En los mismos se podía leer consignas como «respeta Madrid Central» y «queremos respirar». Uno de los coordinadores de la actividad desarrollada en la calle de Alcalá con Cibeles, de la asociación Pedalibre, repetía con insistencia que la contaminación «es un problema muy serio porque supone muchas muertes al año», decía con preocupación.

Mientras protestaban, varios agentes de la Policía Nacional se acercaron para registrar las mochilas de los poco más de 10 manifestantes, la mitad de ellos jóvenes. «Esto es una protesta pacífica», replicó uno de los activistas. Después, los agentes se marcharon y dejaron a los manifestantes proseguir con su queja. En el punto informativo de la calle Atocha, el mensaje se focalizó en la idea de que «fallecen más de diez personas cada día por la mala calidad del aire».

Los manifestantes no acertaban a comprender el sentido de la moratoria que ha dado el nuevo equipo de Gobierno. «Va a empeorar la salud de los vecinos». Por ello afirmó que desde la plataforma «vamos a acudir a los tribunales».

Publicidad