Seis cócteles en 10 minutos

La capital se convirtió ayer en el escenario de una «batalla de copas» en la que se eligió a los mejores «barmans» del mundo

Antonio Naranjo y David Ríos, los dos aspirantes españoles tenían una rivalidad «sana»
Antonio Naranjo y David Ríos, los dos aspirantes españoles tenían una rivalidad «sana»

Elegancia, buena sintonía con el público y un buen combinado eran los ingredientes necesarios para pasar a la final de la «World Class Competition» de expertos en coctelería, celebrada el pasado 28 y 29 de mayo en el Teatro Goya de Puerta del Ángel, en el que 13 países eligieron a su mejor «bartender» entre dos finalistas de cada país. Los elegidos pasaron a la gran final internacional del certamen, que se celebrará en un crucero por el Mediterráneo del 4 al 10 de julio.

Los cocteleros «patrios» estaban representados por David Ríos (Bilbao), que suele servir en el Jigger Cóctel Bar y Antonio Naranjo (Sevilla), que prepara sus combinados en el Lab 4 de la capital hispalense. Ambos participantes reconocían que «hay mucha rivalidad entre todos los concursantes, ya que todos tienen una gran técnica». Los dos expertos cocteleros españoles aseguraban que tienen una competencia «sana» y coinciden en que la «semifinal española va a estar muy reñida».

Cuando se habla de un concurso de «bartenders» o «barmans» –como se les conoce– , ustedes pensarán en malabares imposibles con cocteleras, botellas y hielos. En este caso no es así, la «World Class Competiton» es el campeonato más importante del mundo de mixología (coctelería de alto standing) , y en él prima el sabor del cóctel, su elaboración y, como no podía ser de otra manera, su presentación. Los expertos tenían una media de entre ocho y diez minutos para elaborar cada combinado.

En esta ocasión, los concursantes debían pasar tres pruebas: elaborar tres cócteles que combinasen con distintas tapas. No era tarea sencilla porque los platos con los que debían coordinar los cócteles eran bastante complicados de combinar: desde los madrileños churros con chocolate, hasta el queso manchego, el pan con tomate y jamón ibérico o la crema catalana.

Sin embargo, los profesionales españoles no se dejaron amedrentar por el reto y demostraron por qué estaban en la final. Antonio Naranjo, eligió los churros con chocolate y para ello elaboró un cóctel «desayuno», elaborado con zumo de naranja, miel , yema de huevo y azúcar. David Ríos eligió el pan con tomate y jamón ibérico, y lo acompañó de un cóctel gazpacho con una pizca de whisky, una extraña mezcla que sorprendió a los miembros del jurado.

Los competidores coincidían en que para hacerse con el título no solo es necesario elaborar un buen cóctel, sino que el jurado tiene muy en cuenta el vestuario que han elegido los aspirantes, la forma de interactuar con el público o la técnica a la hora de elaborar el combinado bajo tanta presión... Los momentos previos a la elección del ganador se vivían con muchos nervios e incertidumbre, ya que «es el título mas importante que se puede conseguir dentro de esta profesión» confesaban. Finalmente quien consiguió conquistar al jurado fue el bilbaíno David Ríos, que fue capaz de hacer seis cócteles distintos en apenas diez minutos. «Estoy muy feliz por ir a la final, aunque cansado de tanto esfuerzo», explicó el ganador.

La mixología es un arte que está creciendo de forma muy rápida en nuestro país. «Cada vez son más los jóvenes que quieren aprender esta disciplina en las escuelas de hostelería» declara David Ríos, que imparte clase es una escuela de Bilbao, y que dentro de muy poco abrirá su propio bar de cócteles.