Tres diputados del PP rompen la disciplina de voto por la gestación subrogada

Dos ex consejeros de Aguirre y el alcalde de Alcorcón impidieron que la proposición que apoyaba Cifuentes saliera adelante.

Cifuentes, ayer, junto a varios miembros de su Ejecutivo. El grupo popular se resquebrajó por la votación de una PNL sobre los vientres de alquiler
Cifuentes, ayer, junto a varios miembros de su Ejecutivo. El grupo popular se resquebrajó por la votación de una PNL sobre los vientres de alquiler

Dos ex consejeros de Aguirre y el alcalde de Alcorcón impidieron que la proposición que apoyaba Cifuentes saliera adelante.

El debate sobre la gestación subrrogada en la Asamblea de Madrid ha provocado una crisis en el grupo parlamentario popular por el desencuentro de opiniones entre algunos diputados con el sentido del voto, fijado para apoyar la Proposición No de Ley (PNL) de Ciudadanos al respecto. Sin embargo, varios representantes del PP se mostraron en contra de respaldar la iniciativa, que insta al Gobierno de la Nación a regular los vientres de alquiler, por lo que pidieron objeción de conciencia a la hora de votar la propuesta.

Tras arduas discusiones, finalmente, tal y como explicó el consejero de Presidencia y Justicia y Portavoz del Gobierno, Ángel Garrido, se decidió fijar el voto a favor y se rechazó la objeción de conciencia, puesto que hay «razones lógicas que comparten la mayoría de ciudadanos» para respaldar la PNL. «Legislar sobre esta materia ayudará a muchas familias que sufren el drama de no poder tener hijos, pero vamos a asegurarnos de defender la dignidad de la mujer y que sea una decisión altruista», explicó Garrido.

Respecto a la petición de libertad de voto realizada por los diputados Regina Plañiol, Luis Peral y David Pérez, el portavoz del Gobierno explicó que «el PP no es una secta y por supuesto que hay sensibilidades distintas al igual que ocurre en otros grupos parlamentarios», pero defendió que el grupo popular se ha situado en un «término medio razonable» por lo que «no es un asunto de conciencia». De hecho, el PP enmendó la propuesta para que quede garantizado que la gestación subrrogada es altruista y no a cambio de remuneración, cuestión que fue aceptada por C’s.

Sin embargo, las explicaciones de Garrido no calaron entre los «díscolos» del PP que, llegado el momento de la votación, optaron por ausentarse o, directamente, votar en contra de la PNL. Así, el diputado y alcalde de Alcorcón, David Pérez, y la diputada Regina Plañiol se retiraron del salón de plenos antes de que la presidenta de la cámara llamase a votación. En cambio, el diputado Luis Peral decidió quedarse en la sala y votar en contra de la propuesta frente al resto de votos positivos de su grupo. Ninguno de ellos, ni el portavoz del grupo popular, Enrique Ossorio, quiso pronunciarse al respecto de su actuación al término del Pleno.

Ahora a los tres representantes y destacados aguirristas se les notificará una infracción grave en virtud de los estatutos del grupo parlamentario popular por ausentarse de la votación o votar en contra de la posición del PP en la propuesta, puesto que ambas cuestiones están recogidas en el mismo punto del reglamento disciplinario del grupo. Esta infracción conlleva una sanción monetaria de 300 euros, con el agravante del doble de esta cantidad si a consecuencia de la ausencia o posición en contra el PP pierde la votación. Esta circunstancia se produjo, ya que con los votos en contra del PSOE y de Podemos –al no admitir Ciudadanos su enmienda para que no hubiese discriminación en el acceso a la gestación subrrogada y se regulase también el acceso a esta técnica en otros países– el resultado fue de 62 votos a favor y 64 en contra, con lo que quedó rechazada. Plañiol, Pérez y Peral tendrán que abonar 600 euros cada uno al grupo parlamentario popular y no se considerará la objeción de conciencia como justificación ya que se había rechazado con anterioridad.