Actualidad

Un clásico de la Navidad

El Colegio Arenales Arroyomolinos gana el V Concurso de Villancicos de LA RAZÓN

El Auditorio Nacional volvió a llenarse ayer de familias enteras provistas de cámaras de fotos y móviles. Por quinto año consecutivo LA RAZÓN celebró una edición más de lo que ya se ha convertido en un clásico de la Navidad en Madrid.

Publicidad

El Auditorio Nacional volvió a llenarse ayer de familias enteras provistas de cámaras de fotos y móviles. Por quinto año consecutivo LA RAZÓN celebró una edición más de lo que ya se ha convertido en un clásico de la Navidad en Madrid: el Concurso de Villancicos que cada año por estas fechas reúne a los colegios de la Comunidad para competir por la mejor canción navideña.

Los seis colegios seleccionados por el jurado –de los 36 que se presentaron a la convocatoria en la Comunidad– disputaron ayer la final en una gala cargada de nervios y entusiasmo en la que, por encima de la competición, los escolares disfrutaron de una mañana de canciones y diversión en familia, interpretando ritmos tradicionales y originales versiones de temas actuales con las que sorprendieron a todos.

El concurso fue conducido con mucho humor un año más por Roberto Brasero, el hombre encagado cada día de anunciar el tiempo en Antena 3, que fue el encargado de desvelar el nombre del colegio que consiguió alzarse con la victoria: el Arenales de Arroyomolinos, que interpretó, apoyado con una escenografía sencilla pero muy cuidada, «Vamos todos juntos al portal», una versión navideña del tema de Manuel Carrasco «Tambores de guerra».

En segundo puesto recayó en el en el Colegio Chesterton de Meco gracias a su interpretación de «Hoy Jesús te trae la Navidad». El pódium lo completó el Colegio Gredos San Diego Educación con «Ya llegó la Navidad», un villancico inspirado en «Something just like this» de Coldplay.

Publicidad

Al termino de las actuaciones, mientras el jurado deliberaba, todos los centros con sus profesores al frente subieron para interpretar dos de las canciones navideñas más populares, «Pero mira cómo beben los peces en el río» y «Campana sobre campana», consiguiendo que todo el auditorio entonara los villancicos. Los escolares de los seis colegios finalistas recibieron varios regalos que acogieron con ilusión, como cheques regalo para adquirir instrumentos musicales y juguetes.