Una cubierta de diseño para el Templo de Debod

El PP presenta una enmienda para que Carmena destine medio millón de euros de los Presupuestos a un concurso con el COAM para cubrir el monumento. Desde julio está cerrado parcialmente por problemas de aclimatación.

Debod es el único templo que no está cubierto de los cuatro que donó Egipto en 1968 a España, EE UU, Holanda e Italia
Debod es el único templo que no está cubierto de los cuatro que donó Egipto en 1968 a España, EE UU, Holanda e Italia

El PP presenta una enmienda para que Carmena destine medio millón de euros de los Presupuestos a un concurso con el COAM para cubrir el monumento. Desde julio está cerrado parcialmente por problemas de aclimatación.

El Templo de Debod lleva años emitiendo señales de socorro. Se deteriora a pasos agigantados y poco o nada se hace para remediarlo. Hace 48 años, Carlos Arias Navarro recibió este regalo de Egipto a España como alcalde de Madrid decidió colocar este monumento en la simbólica montaña del Príncipe Pío –escenario de los fusilamientos del 3 de mayo y del inicio de la sublevación militar de 1936 en la capital– respetando la orientación, de este a oeste, con la que había sido construido hace ahora más de 2.200 años. La intención fue buena y probablemente ayudó a su adaptación, pero no fue suficiente. El templo no ha dejado de sufrir y de dar síntomas de estar «enfermo». Las bajas temperaturas y las heladas del invierno, el calor del verano, la humedad de las lluvias, los excrementos de las aves, el paso de más de 450.000 visitantes al año y los ataques vandálicos están aruinándolo. El 4 de julio de este año, el monumento más antiguo de Madrid tuvo que cerrar por las altas temperaturas que se registraban en su interior: sobrepasaba los 27 grados, cuando para su óptima conservación la temperatura no debe superar los 20. El pasado 20 de septiembre, cuando el termómetro lo permitió, abrieron dos de las cinco capillas del templo; el resto sigue cerrado. El Ayuntamiento aseguró entonces que invertiría 400.000 euros en reparar el sistema de refrigeración, mejorar la iluminación y la seguridad con cargo al presupuesto de 2017. Sin embargo, en el anteproyecto de esto nada se recoge. Por este motivo, una de las enmiendas presentadas por el PP, partido con la máxima representación en el Pleno municipal, a las cuentas de Manuela Carmena instan al Gobierno de Ahora Madrid a destinar una partida de 550.000 euros para celebrar un concurso de ideas y llevar a cabo una de las asignaturas pendientes del Ayuntamiento: cubrir el templo. La propuesta del PP parte de Isabel Rosell, portavoz del grupo en Cultura y Deportes, y nace de «la necesidad de dar una solución definitiva al problema de conservación del Templo».

«Hasta ahora se han ido haciendo apaños, pero el Ayuntamiento ha mejorado su situación económica y creo que cubrir el Templo de Debod debe ser una prioridad», explica Rosell tras comprobar que el proyecto inicial de presupuestos, elaborado por el Gobierno de Ahora Madrid para 2017, no recogía la recomendación que realizó la Unesco a España en 2007 de cubrir el templo con una campana transparente. Con esta idea, el grupo popular, que lidera Esperanza Aguirre, le ha planteado a Carmena que retire 550.000 euros del área de Cultura y Deportes, y más concretamente del programa de actividades culturales destinado a «otras transferencias a familias», y lo desvíe al área de «estudios y trabajos técnicos» del área de museos. La partida iría destinada a la «protección y conservación para que garantice las condiciones de climatización, humedad y temperatura óptimos para evitar su degradación». Esto se llevaría a cabo con «una estructura acristalada que permita el acceso al monumento así como a las zonas de los estanques, garantizando la libre circulación del público en el interior». La cubierta también debería permitir la correcta visibilidad del templo desde el exterior, de ahí que se hable de un elemento transparente. Y tendría que ser «reversible», ya que el Templo de Debod cuenta con una protección por ser Bien de Interés Cultural y por tanto cualquier estructura añadida tiene que poder ser extraible.

Rosell explica que la idea que se maneja es la de un cubo transparente, pero añade que su propuesta deja en manos del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid el proyecto. «No sólo porque son ellos los que mejor saben qué estructura sería la más adecuada, sino porque la cubierta podría ser en sí un elemento de diseño». La portavoz de Cultura del PP sostiene que el cubo o la campana que sirva de escudo del Templo de Debod puede ayudar a la revitalización de toda la zona, muy cercana a Plaza de España, un entorno que será sometido a una remodelación integral el próximo año. «Está en manos del Ayuntamiento que el cubrimiento del Templo de Debod acabe siendo un atractivo en sí mismo», añade Rosell.

Lo cierto es que el Gobierno de Carmena se ha mostrado partidario de acometer el cubrimiento del templo en varias ocasiones, aunque nunca le ha puesto fecha ni le ha destinado una partida presupuestaria.