Actualidad

Arroyo: «No podíamos permitir cuatro años más de parálisis para Cartagena»

El pacto PP, PSOE y Cs establece siete áreas de Gobierno y un máximo de ocho concejalías delegadas

Noelia Arroyo en el momento de la jura de su cargo en el Ayuntamiento de Cartagena. LA RAZÓN
Noelia Arroyo en el momento de la jura de su cargo en el Ayuntamiento de Cartagena. LA RAZÓN

El pacto PP, PSOE y Cs establece siete áreas de Gobierno y un máximo de ocho concejalías delegadas

Noelia Arroyo, la candidata del PP para dirigir el municipio de Cartagena y vicealcaldesa de la ciudad hasta el mes de junio de 2021, ha sido la gran triunfadora del pacto al que llegaron el sábado los concejales del PP, PSOE y Ciudadanos. Su posición firme tras conocerse los resultados electorales el 26M, de no permitir que el partido más votado, MC, llegara a la Alcaldía de la ciudad ha servido para que Ana Belén Castejón, la candidata socialista, se lo jugara todo a una carta y, rompiendo la disciplina marcada por su partido, apoyara la propuesta de pacto que se le ofrecía.

La estrategia inicial de Arroyo de convertirse en la protagonista de las negociaciones, fue virando para no hacer saltar la liebre. Su baza era Manuel Padín, el líder de Cs que también quería su parte de la tarta y que sirvió de mediador ante Castejón para convencerla de que la mejor alternativa era una coalición a tres bandas.

La dirección socialista vetó desde sus inicios este acuerdo y alertó a sus concejales de que la única opción era votar a su candidata. Lo hicieron, pero a costa de repartirse el poder con el PP y Cs.

Hoy en el Ayuntamiento de Cartagena ya no habrá representantes socialistas, porque su insumisión a las directrices de la dirección les valdrá la expulsión. Todos pasarán al Grupo Mixto y el PSOE, a través de una Comisión Gestora deberá iniciar un nuevo camino.

Mientras tanto, Noelia Arroyo, justifica su alianza a tres bandas publicando en su perfil de Facebook un escrito en el que asegura que Cartagena «no podía permitirse cuatro años más de aislamiento, de parálisis y de enfrentamientos». Ella cuenta con el apoyo de su partido que sabe que se convertirá en el alma del municipio y en la llave de todas las propuestas que se pongan en marcha.

Además, en el acuerdo suscrito se ha asegurado que será investida alcaldesa en los dos últimos años de legislatura, tiempo suficiente para echar el resto y asegurarse su reelección.

Sobre el proceso, Arroyo hizo hincapié en que ha habido un diálogo en el que todos han cedido. «Nuestra línea roja, la de que el gobierno fuera único y de cuatro años, ha sido respetada».

El acuerdo suscrito establece que se constituye un Gobierno de concentración del que forman parte los concejales de las tres formaciones, representados de forma proporcional a sus resultados electorales. Se organizará en siete áreas de Gobierno, con un máximo de ocho concejalías delegadas. Ninguna Delegación de Área será ejercida en exclusiva por un único partido.

En el reparto de concejalías el PSOE, o los concejales encabezados por Ana Belén Castejón, tendrán Urbanismo, Vivienda, Medio Ambiente y Proyectos Estratégicos; Cultura, Igualdad, Patrimonio Arqueológico, Fiestas y Juventud; Empleo, Educación y Salud.

El PP consigue las de Infraestructuras, Servicios y Relaciones Vecinales; Hacienda y Desarrollo Económico, así como la de Bienestar Social. Para Ciudadanos se ha reservado la de Turismo y Comercio.

Manuel Padín se ha garantizado ser Segundo Teniente de Alcalde durante toda la legislatura.

Manifestación de MC

Los concejales y simpatizantes de MC, encabezados por su líder, José López, se concentraron ayer frente a las puertas del Ayuntamiento de Cartagena para manifestar su rechazo al acuerdo suscrito «para impedir que su formación alcanzara la Alcaldía de la ciudad». López aseguró que quería gobernar «para que no se silenciara la voz de Cartagena».

Un acuerdo que acaba con el Grupo Socialista en el Ayuntamiento

Las medidas adoptadas por la dirección regional del PSOE-PSRM que expulsará a todos los concejales que han avalado el acuerdo con el PP, hará que los socialistas pìerdan su grupo municipal en el Ayuntamiento, por lo que desaparecerán sus siglas de la Corporación municipal.

Ana Belén Castejón, que manifestó su apoyo a Susana Díaz frente a Pedro Sánchez, podría iniciar la aventura de constituir su propio partido en la ciudad. Su expulsión del PSOE podría suponer que se congelen algunas de las inversiones comrpometidas por el Gobierno de Madrid para Cartagena poco antes de que se celebraran las elecciones generales.