Actualidad

Detienen a una asistenta del hogar tras robar 60.000 euros en joyas

La ladrona había vendido parte del botín en un comercio de segunda mano. Además de las piezas de valor, sustrajo 2.300 euros en metálico

La ladrona había vendido parte del botín en un comercio de segunda mano. Además de las piezas de valor, sustrajo 2.300 euros en metálico

Publicidad

Agentes de la Policía Nacional procedieron ayer a la detención de una mujer de 54 años de edad y nacionalidad rusa como presunta autora de un delito de hurto en interior de domicilio. Al parecer, según el Cuerpo policial, la Comisaría de Distrito de San Andrés recibió una denuncia donde una ciudadana española manifestaba haberse percatado de la sustracción del interior de su vivienda, situada en Murcia, de diversas joyas y efectos personales de su propiedad, que sumaban la cifra total de 60.000 euros.

Según dijo, consideró que la autora de tales hechos era su asistenta de hogar, por lo que el Grupo de Policía Judicial de esta Comisaría de Distrito inició una investigación.

En uno de los establecimientos de compraventa de artículos de segunda mano los agentes hallaron una relación de artículos vendidos por la sospechosa. En dependencias policiales, la denunciante y víctima del hurto reconoció sin ningún género de dudas el listado de artículos de segunda mano como de su propiedad.

Así se pudo confirmar que las sospechas de la denunciante eran fundadas y que su asistenta de hogar era la ladrona.

Publicidad

Por todo lo acontecido, agentes de la Policía Nacional procedieron a la detención de la asistenta y a su toma de declaración. Entre sus diversas manifestaciones, la arrestada indicó que las joyas y efectos sustraídos se hallaban en la terraza del domicilio donde ella reside.

Ante esto, se procedió al registro de su vivienda, donde recuperaron las joyas sustraídas, valoradas en 60.000 euros, así como 2.300 en metálico.

Publicidad

La investigación así como la intervención se llevó a cabo a manos de efectivos de la Policía Nacional pertenecientes a la Comisaría de Distrito de San Andrés, dependiente de la Jefatura Superior de Policía de la Región de Murcia.

Siguiendo el rastro en los locales de venta

Una de las prácticas más comunes entre los delincuentes es el de vender los productos sustraídos en los establecimientos dedicados a la compra-venta de oro y joyas. Por ello, la primera medida que se toma en las Comisarías de Policía es comprobar el tráfico de ventas de los locales municipales. En el caso de Murcia, los investigadores siguieron el rastro durante semanas.