El estudiante que quiere mejorar la vida de los enfermos que padecen Alzheimer

El joven Javier Armiñana ha diseñado un sistema domótico tras ver la realidad que viven estas personas

El joven estudiante de la UCAM Javier Armiñana es el creador del «Alzheimer Domotic System»
El joven estudiante de la UCAM Javier Armiñana es el creador del «Alzheimer Domotic System»

Con 29 años ha diseñado un sistema informático basado en la domótica para ayudar a las personas que padecen Alzheimer a recordar cuándo deben tomarse la medicación, a encender la luz de manera automática cuando se levantan de noche, o simplemente a recordarles que cojan el bastón para comenzar a caminar.

El valenciano Javier Armiñana, a través de una beca, es estudiante de Ingeniería Informática en la Universidad Católica de Murcia (Ucam), y asegura a LA RAZÓN que la idea surgió «con la necesidad de mejorar la vida de las personas que padecen esta enfermedad».

El experto explica cómo, al visitar una residencia de ancianos en la que trabajaba un familiar, se quedó impactado al ver la situación diaria por la que pasan estos enfermos, y gracias al interés que le inculcó dicho familiar por el tema, lo sintió muy cercano.

Con grandes capacidades para el desarrollo informático y tecnológico, Armiñana puso en marcha su proyecto a través de reuniones con docentes del centro universitario, quienes le orientaron a la hora de impulsar su idea y pulir los detalles con los que desarrollar el programa «Alzheimer’s Domotic System».

El prototipo que explica el ingeniero se basa en una alfombra que cuenta con un sensor que, al detectar que la persona se levanta de la cama, por ejemplo a medianoche, envía una señal automática a un receptor mediante el sistema «bluetooth» para encender una luz auxiliar. «Esto disminuye las caídas, la desorientación y la deambulación de las personas afectadas».

La solución, de fácil manejo y bajo coste, actúa además a modo de agenda o alarma configurada previamente por médicos o familiares, para recordar al paciente, por ejemplo, la próxima toma de su medicación.

Otro de los ámbitos que recoge el proyecto es el de conectar los impulsos neurológicos a las rutinas diarias a través de audios, mensajes o imágenes de familiares o cuidadores que recuerden a las personas con Alzheimer un viaje que hicieron en el pasado o, incluso, la voz o el rostro de sus seres queridos.

«Uno de los objetivos es modificar el estado de ánimo en positivo de los pacientes para hacerles la vida mucho más fácil y feliz».

De esta forma, orientado principalmente para residencias de la Tercera Edad y centros en los que tratan a personas que padecen esta enfermedad, «se optimiza la relación de dependencia existente entre enfermos, familiares y cuidadores», añade Armiñana.

Financiación

El joven se encuentra ahora inmerso en otro proyecto relacionado la informática gracias a la capacidad de desarrollo tecnológico que posee, pero mientras tanto, sigue buscando inversiones económicas que impulsen la puesta en marcha del sistema domótico.