Política

López Miras alaba el espíritu de superación de los vecinos de San Fernando en Lorca

El presidente visita el barrio lorquino que quedó arrasado por el terremoto y que ha sido totalmente renovado urbanísticamente en el que se han construido 232 viviendas 267 aparcamientos y 30 locales comerciales

Los vecinos del barrio de San Fernando junto al presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, delante de las nuevas casas construidas.
Los vecinos del barrio de San Fernando junto al presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, delante de las nuevas casas construidas.

El presidente visita el barrio lorquino que quedó arrasado por el terremoto y que ha sido totalmente renovado urbanísticamente en el que se han construido 232 viviendas 267 aparcamientos y 30 locales comerciales

Poco después de las 18:30 horas de la tarde del 11 de mayo de 2011, un seísmo, cuyo epicentro estaba situado en la falla de Alhama de Murcia, hizo temblar toda Lorca. A consecuencia del terremoto muchos de los edificios de la localidad se derrumbaron, otros sufrieron graves deterioros estructurales. Aunque las imágenes que recorrieron el mundo se centraron en la impresionante caída de los edificios del patrimonio cultural, miles de vecinos tuvieron que abandonar sus hogares ante el riesgo que corrían sus vidas.

Las escenas de dolor de aquellos días se han quedado en el recuerdo. Ayer, después de casi ocho años, el presidente de la Región, Fernando López Miras, se reunía con los vecinos del barrio de San Fernando para celebrar que ya han recuperado sus nuevos hogares y que la zona se ha convertido en una de las más modernas de Europa, creando un entorno urbano más accesible, sostenible, moderno, con mejores servicios de saneamiento, más zonas verdes y que contribuye al ahorro energético.

El presidente recordó que San Fernando recogió las peores consecuencias del seismo, dado que fue el único de la ciudad que fue necesario demoler por completo para garantizar la seguridad de sus habitantes tras los graves daños estructurales que sufrieron las viviendas.

Y alabó el espíritu de sus vecinos que nunca perdieron la esperanza. «Son un ejemplo de esfuerzo y superación y representan lo que es la nueva Lorca».

Además de remodelar urbanísticamente el barrio, se han construido un total de nueve edificios, integrados por 232 viviendas, 267 aparcamientos y 30 locales comerciales.

López Miras destacó que San Fernando es «el ejemplo más claro de la nueva Lorca, que no solo renace sino que se reinventa, evoluciona y ofrece más y mejores oportunidades a sus residentes y a las próximas generaciones». El jefe del Ejecutivo resaltó el trabajo realizado para construir «una ciudad pensada para el ciudadano, tal y como demanda la sociedad del siglo XXI».

Un total de 25.000 metros cuadrados remodelados con nuevos accesos que convierten el barrio en «el más moderno de la ciudad más moderna de Europa».

El presidente subrayó el carácter y la fortaleza de los lorquinos de los que dijo, «hemos sabido convertir la catástrofe más importante que ha ocurrido en España en los últimos años, en una oportunidad para el futuro».

El barrio de San Fernando se construyó originariamente en los años 70. En la reconstrucción actual se ha mantenido la composición y la situación de los bloques de viviendas originarios con el objetivo de que no pierda su propia identidad.