López Miras apela a la unidad política en el Pacto del Agua antes del fin del verano

El presidente murciano defiende los trasvases por ser «imprescindibles» para el futuro agrícola

El presidente Fernando López Miras defendió ayer el sistema trasvasista en la Asamblea Regional
El presidente Fernando López Miras defendió ayer el sistema trasvasista en la Asamblea Regional

El presidente murciano defiende los trasvases por ser «imprescindibles» para el futuro agrícola

El presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, apeló ayer a la unidad de todos los grupos políticos para «trasladar con una única voz que la sequía es un problema global cuya solución definitiva requiere de un acuerdo nacional». Así, en la sesión parlamentaria de la Asamblea Regional, compareció a petición propia para subrayar que la falta de agua es consecuencia del cambio climático que afecta a todo el mundo. «Hoy lo notamos aquí, pero pronto llegará a otros lugares, por lo que la solución a lo que es un problema de Murcia debe adaptarse de forma global».

Por ello, exigió a los representantes de los cuatro grupos políticos presentes en la Cámara que se alcanzara antes de que acabara el verano un acuerdo nacional en esta materia «como solución vertebradora, solidaria y de todos», desde la unidad de quienes representan a los murcianos, con una sola voz que lidere el Pacto Nacional «y garantice el agua para siempre».

El jefe del Consejo de Gobierno apuntó también su postura a favor de los trasvases, asegurando que los defenderá siempre porque son «absolutamente necesarios».

Además, apostilló que otros elementos adquieren también gran valor para el funcionamiento de las comunidades de regantes, como las desaladoras, pero siempre «como elemento complementario y nunca sustituyendo a los trasvases».

No obstante, pese al llamamiento de López Miras a la unidad, los grupos de la oposición criticaron su comparecencia tachando al presidente de no haber «aportado absolutamente nada». Así lo expresó el líder de Ciudadanos en la Región, Miguel Sánchez, quien aseguró que los agricultores no pueden vivir «dependiendo de medidas ‘in extremis’ para salvar el año. La política hídrica del Gobierno no puede seguir siendo cortoplacista, y no es de recibo vender soluciones improvisadas».

Desde la bancada socialista, el secretario general del PSOE-RM, Rafael González Tovar, reprochó al presidente la ausencia de «planificación hídrica del PP, que Rajoy pudo llevar a cabo y no lo hizo», algo que fue posteriormente rebatido por el portavoz del PP en la Región, Víctor Martínez, quien le acusó al propio Tovar de haber permanecido impasible cuando él fue delegado del Gobierno.

Martínez apeló a que tanto PSOE como Cs se unan a la «reclamación de la interconexión de cuencas para llevar agua de donde sobra a donde hace falta», y añadió que en España los ríos vierten al mar todos los años 80.000 hectómetros cúbicos, «y la Región solo necesita 444, que es el déficit estructural que padece el Segura».