Política

Los médicos exigen más protección ante un aumento de las agresiones

El Colegio de Médicos de Murcia recuerda que la protección de los sanitarios es responsabilidad de la Administración

Los médicos de Atención Primaria son las principales víctimas de las agresiones en el ámbito sanitario en la Región de Murcia
Los médicos de Atención Primaria son las principales víctimas de las agresiones en el ámbito sanitario en la Región de Murcia

El Colegio de Médicos de Murcia recuerda que la protección de los sanitarios es responsabilidad de la Administración

El Colegio de Médicos exigió ayer la puesta en marcha de un sistema que proteja a todos los profesionales sanitarios frente a posibles agresiones, especialmente en los puntos de asistencia que suponen mayor riesgo para la integridad de los facultativos. De hecho, el organismo dijo tener conocimiento de la falsificación de recetas y la presión que algunos usuarios del Servicio Murciano de Salud (SMS) ejercen sobre los médicos de familia para obtener prescripciones de un determinado fármaco.

«Son varios los casos registrados en los que los profesionales han llegado a sufrir agresiones por negarse a realizarlas».

Así, para garantizar la buena práctica de la profesión «y velando por la seguridad de los médicos que ejercen en el ámbito de Atención Primaria», donde los medios de vigilancia y protección están más limitados, el Colegio se puso en contacto ayer con las autoridades sanitarias competentes para que adopten medidas que puedan evitar agresiones a los profesionales.

«Queremos resaltar que la protección del personal sanitario respecto a los riesgos laborales y agresiones es responsabilidad directa del empleador, en este caso, el SMS, y debe ser la Administración la que procure las medidas preventivas necesarias».

Cabe recordar que hace apenas una semana, una facultativa de Atención Primaria de Cartagena fue intimidada verbalmente mediante amenazas e insultos por parte de una pareja de nacionalidad española.

La disputa se inició cuando la médica se negó a prescribirles los fármacos que le solicitaban, ya que se trataban de una variedad de psicotrópicos y de la que pedían una dosis mayor.

Finalmente, los agentes de la Policía Nacional detuvieron a la pareja, de 39 y 41 años.