Murcia y Alicante se alían y forman un frente común en defensa del trasvase

López Miras y Carlos Mazón anuncian «vías judiciales» si se politiza la Comisión del Tajo-Segura

López Miras y Carlos Mazón anuncian «vías judiciales» si se politiza la Comisión del Tajo-Segura

La unión hace la fuerza. Eso es, al menos, lo que pretenden los dirigentes de las comunidades del sureste español en la defensa de una política hídrica que favorezca a todas las partes. Así, el recién investido jefe del Gobierno murciano, Fernando López Miras, se reunió ayer con el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, para «buscar nuevas alianzas que frenen la deriva en la que se encuentra el trasvase Tajo-Segura».

Una apuesta clara por defender una de las infraestructuras más importantes de la economía y la sociedad regional que ha llevado a los dirigentes populares a frenar cualquier sospecha de duda que pueda haber sobre su cierre.

Y es que la semana pasada, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, se reunió con el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, con quien abordó la posibilidad de que los municipios ribereños entraran a formar parte de la Comisión Central de Explotación del Trasvase.

«Nos preocupa el anuncio de politizar el órgano de evaluación de los trasvases, además de que no se cuenta con la voz de los murcianos y alicantinos», criticó el propio López Miras.

En la misma línea se pronunció el dirigente alicantino, quien recordó que hace 15 años «ya se desnaturalizó la Comisión dando entrada a representantes políticos y fue un desastre», por lo que pidió que no se vuelva a cometer el mismo error.

Además, Mazón anunció su intención de ampliar la Mesa Provincial del Agua de Alicante, para lo que ofreció a Murcia que se incorporara a dicho órgano y también al conjunto de sectores productivos. «Queremos socializar el problema del agua que afecta a todos, al PIB en todas sus extensiones como el empleo, las riquezas y las familias».

Además, de cara a hacer más fuerte el frente común, se ha planteado llegar a más aliados en comunidades como Andalucía y la Comunitat Valenciana a través de una cumbre en septiembre, poniendo de por medio la vía judicial «en lo que parece ser la batalla final».

Pero no únicamente se abordaron asuntos hídricos en el encuentro sino que también se puso de manifiesto el maltrato económico en materia de financiación autonómica o infraestructuras. «Son muchos los temas que nos preocupan», insistió el propio López Miras.

Asuntos en los que tanto Murcia como Alicante «juegan un papel importante en España, siendo necesaria la igualdad de trato con respecto al resto de españoles», incidió.

En materia de infraestructuras, el jefe del Ejecutivo murciano reclamó la «urgente puesta en marcha del tercer carril de la A-7, que une Crevillente y Alhama, mientras que Mazón calificó de «vergonzosa» la línea de cercanías que une Alicante con Murcia.