VOX cumple su amenaza y vota en contra de un gobierno de PP y Cs en Murcia

La formación de Abascal, PSOE y Podemos tumban la investidura de Fernando López Miras. El 'popular' no consigue la mayoría absoluta en primera votación, por lo que habrá una segunda el jueves por la tarde

Fernando López Miras / Foto: Efe
Fernando López Miras / Foto: Efe

El 'popular' no consigue la mayoría absoluta en primera votación, por lo que habrá una segunda el jueves por la tarde

El candidato del PP para presidir la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, no ha conseguido la mayoría absoluta para ser investido presidente regional en primera votación, obteniendo solo 21 votos a favor y 23 en contra. Los votos en contra de VOX, PSOE y del Grupo Mixto, representado por dos diputados de Podemos, han tumbado su investidura como presidente.

El candidato 'popular' solo ha obtenido los apoyos de su grupo, 15 diputados, en este caso, debido a la ausencia de Sonia Ruiz, que se encontraba en una competición, y los de los 6 diputados de Ciudadanos, en virtud del acuerdo de gobernabilidad alcanzado con dicha formación política.

López Miras tendrá una segunda oportunidad para ser investido presidente el jueves a las 19.30 horas , cuando se repetirá la votación. En esta ocasión, para ser investido como presidente necesitará mayoría simple, esto es, más 'síes' que 'noes', con lo que de obtener finalmente la abstención de VOX, el diputado del PP podría repetir como presidente de la Comunidad.

En rueda de prensa posterior al debate parlamentario, los de Abascal han asegurado sentirse avergonzados por haberse puesto del lado de la izquierda murciana, pero anunciaron que seguirán enrocados en la posición del “NO” si desde Cs siguen negándose a hablar con ellos.

El portavoz de Vox, Juan José Liarte, ha insistido en la exigencia de tener un puesto de dirección en el Consejo de Gobierno, y anunció que “seguiremos manteniendo la misma posición en el futuro”. Esto significaría que López Miras no contaría con el apoyo de los de Abascal para liderar el Gobierno autonómico.

Ámbitos como la modificación de la ley autonómica de derechos LGTBI son exigencias básicas por las que tendrá que pasar el futuro gobierno si precisa su apoyo. “No hemos pedido recortes de derechos, sino que heterosexuales y homosexuales tengan los mismos derechos. Una negociación implica renuncias, pero hay aspectos de esa ley que son irrenunciables”.

Tras esto, y con la sombra de la duda volando por encima del pacto entre PP y Cs, la líder de la formación naranja, Isabel Franco, rehusó asumir la responsabilidad de no haberse sentado a hablar con Vox. “Somos responsables de nuestros votos, y hemos votado que sí. Si la investidura fracasa, no será por nuestra culpa, sino por la responsabilidad de terceros”.

Por su parte, el portavoz popular Joaquín Segado aseguró que los votantes de Vox habrían respaldado que sumaran sus votos a los del PP, y no a los de la izquierda. “No se hubieran sentido traicionado votando a López Miras. Serán más decisivos en un gobierno del PP que en uno que gobierne el PSOE”.

Así, aseguró que en 48 horas tendrán de nuevo la oportunidad de poner por delante de los intereses partidistas los de los ciudadanos de la Región de Murcia. “Seguiremos dialogando y acercando posturas para que intentar sacar una investidura favorable el próximo jueves”.

El PSOE espera en el “banquillo”

En un símil futbolístico, el líder del PSOE murciano, Diego Conesa, aseguró estar esperando en el banquillo viendo cómo los tres partidos en juego no se coordinan. “Hoy podríamos tener un gobierno de cambio, libre de ataduras para regenerar, abrir ventanas, puertas y cajones. Ayer y hoy han sido días perdidos, pero me encuentro en plena forma si fracasa el jueves para entrar en juego porque voy entrenando día a día”.

A pesar de la negativa de Vox de abstenerse el próximo jueves, desde el PSOE y de Podemos se ha insistido en que se trata de un “paripé” que finalmente dará el gobierno a PP y a Cs. “Fernando López Miras será el próximo presidente de Vox”, ironizó el portavoz del Grupo Mixto y Podemos, Óscar Urralburu