Política

Ver, oír y no callar

Imagen del Pleno del Parlamento de Andalucía/ Foto: Manuel Olmedo
Imagen del Pleno del Parlamento de Andalucía/ Foto: Manuel Olmedo

No soy un mono sabio, ni un intelectual interesante, soy una madre de familia numerosa con algo de sentido común.

Ese sentido que me hace ver cómo políticos elegidos por el pueblo dicen promesas variopintas que luego no cumplen y mienten al electorado.

Oigo rifirrafes en los congresos, con palabras ácidas, burdas a veces, que conducen a faltas de educación y urbanidad.

No callo, pues me gustaría explicarles a nuestros representantes en las cámaras y ayuntamientos que el país democrático es como un gran instrumento que se debe afinar bien antes de dar un concierto: que se interpreta con las dos manos; a veces la melodía es llevada por la izquierda suavemente, otras por la derecha, según sea la partitura. Pero claro, al público que llena la sala de un teatro le gusta oír lo que se ha anunciado en el programa, la verdad escrita en un folio, sin estridencias, sin disonancias y con buen talante al hacer.

Creo que nuestro gran país se merece respeto, seriedad y silencio para saber escuchar las peticiones del público y no defraudarle. Todos podemos regalar nuestro esfuerzo, nuestro tiempo a los demás, nuestra sonrisa sincera.

Pónganse a ello, dejen los corrillos y las tonterías gramaticales, que nuestra España merece la mejor interpretación veraz y armónica que englobe a todos.

*Presidenta Pro-Vida Asdevi Sevilla