Contenido patrocinado por

Caminando hacia una gestión más responsable de los recursos

En España, el 80% de la población vive en entornos urbanos. Esto conlleva algunos retos importantes a los que es necesario hacer frente desde los principales organismos sociales. Uno de los más importantes es el de hacer una gestión responsable de los recursos y de los residuos, como queda reflejado en la Agenda Urbana de Valladolid 2030

La AUVA 2030 tiene como una de sus prioridades estratégicas el favorecimiento de una economía circular, que sitúe a Valladolid como un referente en la gestión sostenible de los recursos.
La AUVA 2030 tiene como una de sus prioridades estratégicas el favorecimiento de una economía circular, que sitúe a Valladolid como un referente en la gestión sostenible de los recursos. FOTO: CYL La Razón

Con una tendencia clara a la despoblación en el medio rural y al surgimiento de megaciudades con una población urbana cada vez mayor, es necesario empezar a configurar entornos que sean positivos para la ciudadanía y el planeta.

Uno de los principales retos que conllevan estas megaciudades es, precisamente, el de establecer planes de acción efectivos para una gestión responsable de los recursos.

Las ciudades son un gran motor económico, pero también uno de los principales focos en los que se generan más residuos, se consumen más energía y materiales y se emiten más gases de efecto invernadero. Por ello, redefinir y establecer una gestión más responsable de la energía y de los materiales residuales que se desechan es fundamental para crear un entorno urbano más sostenible.

En este sentido, la AUVA 2030 tiene como una de sus prioridades estratégicas el favorecimiento de una economía circular, que sitúe a Valladolid como un referente en la gestión sostenible de los recursos y del desperdicio cero.

Para conseguirlo, el documento recoge 4 objetivos específicos que son una mayor eficiencia y ahorro de energía, la optimización y la reducción del consumo de agua, el fomento del ciclo de los materiales y la reducción de los residuos y el favorecimiento de su reciclaje.

Además, se definen 3 enfoques para abordar la estrategia. El primero de ellos es orientar las actuaciones en el medio urbano desde una perspectiva integral de la sostenibilidad, reduciendo su impacto ambiental en todos los órdenes y adaptándolos a los nuevos retos medioambientales.

El segundo es dimensionar la política ambiental como un vector económico y de generación de nuevas oportunidades de empleo, bienestar y salud.

Y el tercero, favorecer la corresponsabilidad, la colaboración y la participación de todas las entidades implicadas: sector público, privado, social y ciudadano

Marcando el camino a seguir

No dejar a nadie atrás: con ese fin, y en un contexto de profunda crisis provocada por la emergencia sanitaria, nació un proyecto transformador desde la ciudad de Valladolid. Para ello, se puso en marcha un proceso participativo para el desarrollo de prioridades y objetivos estratégicos que dirigieran hacia una ciudad más sostenible y resiliente. Estas directrices se recogen en la Agenda Urbana de Valladolid 2030 (AUVA 2030), con una clara vocación inspiradora y transversal.

Para la elaboración de este Plan de Acción, Valladolid cuenta con la financiación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y de los fondos Next Generation de la UE.

AUVA 2030
AUVA 2030 FOTO: CyL La Razón
Un proyecto de LR Content para