Contenido patrocinado

4 maneras inteligentes de enseñarle a los niños a ahorrar dinero

Es importante que los niños tengan una cuenta en la que puedan depositar su dinero

FOTO: La Razón

Los niños que aprenden a ahorrar a una edad temprana tendrán una mejor salud financiera cuando sean adultos. Además, llegarán a la juventud con el hábito de separar el dinero y sobre todo, sabiendo gestionar sus finanzas. “Pero esto no ocurre automáticamente. Los padres o los responsables juegan un papel crucial para ayudar y enseñar a los menores a orientarse en la dirección correcta”, destacan desde el comparador financiero HelpMyCash.com

Los expertos comparten cuatro pasos que se pueden dar para motivar a los más pequeños de casa a adquirir el hábito del ahorro, ya sea con su regalo de cumpleaños, con su primera paga o incluso con unas cuantas monedas escondidas en el sofá.

1. Conversa de finanzas con tus hijos

El primer paso es hablar con los niños sobre qué es el dinero y qué significa para ellos. Hacer reflexiones sobre ¿para qué se está ahorrando? o ¿por qué ahorrar puede ser más conveniente que gastar todo el dinero? ayudan a que el menor se cuestione y llegue a sus propias conclusiones y entienda la diferencia entre gastar todo para saciar un deseo inmediato y guardar para obtener algo a largo plazo.

“Al final lo importante es que el niño desarrolle un criterio propio y pueda tener la capacidad de gestionar su dinero con inteligencia en el futuro”, agregan los expertos.

2. Encuentra la cuenta ideal

Es importante que los niños tengan una cuenta en la que puedan depositar su dinero, gestionarlo —aunque siempre con la supervisión de un adulto— y en el mejor de los casos conseguir un poco de rentabilidad.

“Si los niños se involucran desde el principio en sus finanzas verán como el dinero se acumula o bien desaparece según qué decisión tomen. Además, le permite entender cómo se gestiona una cuenta, qué beneficios tiene y por qué es importante controlar los movimientos que se hacen mes a mes. Uno de los mayores problemas de los adultos es que no revisan sus cuentas, no saben en qué se le va su salario porque no lo controlan”, explican desde HelpMyCash.com

A la hora de elegir una cuenta para un menor, es imprescindible escoger una adecuada para su edad. Un infante de 10 años no tendrá las mismas necesidades que un joven de 16. En el caso de las cuentas infantiles, es imprescindible seleccionar una que no cobre comisiones. “En algunos bancos, el menor podrá hacer compras con tarjeta e, incluso, entregarán al menor un usuario y una contraseña para que pueda acceder a una a app o una web y ver el saldo y los movimientos de su cuenta. Pero nada más. Un niño no puede operar por la banca a distancia, no puede hacer transferencias —sus representantes legales sí—, no puede contratar otros productos…”, explican desde el comparador.

En España entidades como Openbank o Revolut permiten a los menores de 18 años tener su propia cuenta. En el caso del neobanco, la cuenta se llama Cuenta Revolut Junior es gratuita para niños o adolescentes de entre 7 a 17 años, –está vinculada a la cuenta Revolut de un adulto– . Con este producto los padres podrán administrar los gastos de sus hijos desde una nueva sección en la aplicación Revolut. Por su lado, la aplicación Revolut Junior permite a los menores consultar su saldo y recibir alertas de transacciones realizadas, además de configurar la seguridad de la herramienta para controlar los pagos desde la Tarjeta Revolut Junior y las compras online por parte de los adultos.

Entre las funcionalidades que destacan están: la capacidad de establecer una asignación regular, tareas y objetivos financieros, opciones de ahorro, informes y límites de gastos, y orientación financiera para que los niños tengan una ayuda a la hora de desarrollar sus habilidades financieras.

Pero si el joven tiene 16 años, por ejemplo, entonces quizá lo ideal sea buscar una cuenta joven y sin comisiones que no le cobre cuotas de mantenimiento, y que le permita tener una tarjeta de débito con la cual operar y disfrutar de ventajas. “Si es es menor de 18 años, usualmente la entidad necesitará la autorización de los padres para abrirla y realizar algunos movimientos”, explican desde el comparador.

El mercado ofrece productos que se adaptan a cada joven. Una de las más populares es la cuenta Clara Abanca Joven. Se trata de un producto sin comisiones online destinado a jóvenes de entre 16 y 34 años. Cuenta con una tarjeta de débito asociada.

3. Fomentar la fijación de objetivos

Una vez establecida la cuenta, puedes ayudar a tu hijo a pensar en la planificación de su futuro ayudándole a crear un objetivo de ahorro concreto. Además de la emoción de conseguir un logro, establecer objetivos es importante porque ayuda a aprender la importancia de retrasar la gratificación.

“Si los niños aprenden a fijar objetivos y a cumplirlos después de retrasar la recompensa, pueden comprender mejor el valor de sus compras”, añaden los expertos.

4. Combinar el ahorro inteligente con el gasto inteligente

Parte de enseñar a los niños a ahorrar dinero es enseñarles a gastarlo. Darles la oportunidad de gastar no solo les permitirá aprender de sus errores o aciertos, sino también les hace ser responsables de sus acciones y sus finanzas.

Cuando los niños tienen una sensación de control sobre sus gastos, a menudo les resulta más fácil alcanzar sus objetivos de ahorro.

En conclusión, motivar a los menores a aprender a ahorrar es una parte importante de la enseñanza de las finanzas personales.

Un proyecto de LR Content