En colaboración con

Cibercotidianidad: cómo protegerse de ciberataques en nuestro día a día ‘online’

Nuestra vida se ha digitalizado para hacerse mucho más cómoda y rápida. Sin embargo, a los enormes e innegables beneficios que nos ha traído la tecnología, hay que sumarle algunos desafíos importantes, como la ciberseguridad

Gran parte de la tecnología que usamos en nuestra vida contiene una gran parte de información y datos personales.
Gran parte de la tecnología que usamos en nuestra vida contiene una gran parte de información y datos personales. FOTO: Unsplash - Anete Lusina La Razón

Desde hacer la compra, encender el robot aspiradora a distancia, pagar facturas o hasta ver cómo está nuestro perro cuando no estamos en casa, la tecnología ha hecho nuestro día a día mucho más fácil.

Y gracias a simples gestos desde un ordenador o desde la palma de la mano con nuestro teléfono móvil, podemos acceder a un mundo de posibilidades de confort y opciones ilimitadas.

Sin embargo, como con todo avance, el riesgo siempre puede estar presente. Gran parte de la tecnología que usamos en nuestra vida contiene una gran parte de información y datos personales que, de caer en malas manos, podrían suponer más de algún problema.

En España, se dieron 305.477 ciberdelitos en el año 2021, según el Observatorio Español de Delitos Informáticos. Por ello, es importante adoptar buenos hábitos de ciberseguridad que nos permitan protegernos ante amenazas en la red.

En Banco Santander, conscientes de que la banca es uno de los puntos críticos de la ciberseguridad, acompaña a sus clientes por el camino hacia una “cibercotidianidad” segura y libre de amenazas en la red.

Pequeños gestos que pueden marcar la diferencia

A medida que la tecnología avanza, también lo hace el negocio del fraude online de los cibercriminales, que van refinando sus técnicas para poder conseguir sus objetivos.

Por este motivo, es importante llevar a cabo una serie de pequeñas acciones que, aunque parecen muy sencillas, pueden ayudarnos mucho a mantenernos protegidos.

Una vida ‘online’ y corriente

Banco Santander, como líder en banca responsable, se compromete, año tras año, a facilitar una vida online con mejores garantías y más fiable.

Para ello, ponen a disposición de sus clientes, pero también del público en general, una dirección de email para poder informar sobre cualquier comunicación sospechosa de estar suplantando la identidad del banco: reportphishing@gruposantander.com

Además, la entidad lanza ahora la campaña Por una vida online y corriente, con Rafa Nadal como protagonista, para mejorar nuestra cibercotidianidad y ayudarnos a protegernos de los fraudes en la red. Además, Banco Santander cuenta con una serie de consejos en su web para que nuestra actividad en la red sea más segura.

Evitar intercambiar información por medios digitales

Esta práctica, más conocida como phishing, es una de las más habituales. De hecho, nuestro país es el tercero del mundo que más ataques de phishing sufre, solo superado por Estados Unidos y el Reino Unido.

En España, se dieron 305.477 ciberdelitos en el año 2021, según el Observatorio Español de Delitos Informáticos.
En España, se dieron 305.477 ciberdelitos en el año 2021, según el Observatorio Español de Delitos Informáticos. FOTO: Unsplash - Marek Levak La Razón

Se trata de un tipo de fraude que tiene lugar mediante el correo electrónico y que pretende hacerse con nuestros datos personales y credenciales de acceso.

Para ello, los ciberdelincuentes suplantan la identidad de las empresas e incluyen un enlace a una web que imita a la página real de esa compañía para que la víctima ceda sus datos sin sospechar nada.

Con el fin de evitar caer en esta trampa, debemos prestar mucha atención siempre que se nos soliciten nuestros datos de acceso: es importante revisar la URL del sitio, comprobar la ortografía y los logotipos o preguntarnos por qué nos ha llegado ese email. Existen algunas preguntas que podrían ayudarnos a comprobar su veracidad: ¿es inesperado ese mensaje?, ¿se ve algo extraño en el remitente?, ¿piden datos de acceso o hay que descargar algún archivo o hacer clic en un enlace? o ¿se puede verificar el remitente a través de otro canal de comunicación?

Otra práctica parecida es el smishing, que sustituye el canal del correo electrónico por SMS y mensajes maliciosos. Suelen ser comunicaciones muy cortas y con carácter muy urgente.

Por último, el vishing utiliza las llamadas telefónicas en las que los ciberdelincuentes suplantan la identidad de una empresa para conseguir datos como un código de confirmación o realizar un pago.

Especial cuidado con los códigos de confirmación

A la hora de realizar una compra online, muchos bancos ofrecen un doble factor de autenticación a través de un código de confirmación que permite que la transacción sea más fiable. Por ello, compartir este código con alguien puede comprometer nuestra seguridad.

Evitar enviarle a alguien este tipo de datos personales, como códigos PIN, claves o códigos de acceso, es fundamental para mantenernos a salvo de malas intenciones. Banco Santander, para contribuir a la seguridad de sus clientes, nunca les solicita este tipo de información a sus clientes.

Siempre en webs de confianza

Comprar online tiene muchas ventajas: a veces es mucho más rápido, cómodo e, incluso, barato. Sin embargo, para hacerlo de forma segura es fundamental verificar que lo hagamos sea en páginas web de confianza y que dudemos de ofertas que de tan buenas, pueden ser imposibles. Una página web segura suele comenzar por HTTPS y lleva un candado en la barra de direcciones. Para tener mayor certeza sobre si un comercio es legítimo podemos hacer búsquedas tanto en buscadores como en foros o redes sociales.

Contraseñas fuertes y únicas

Muchas aplicaciones y sitios web se sirven de contraseñas para verificar el acceso a la zona de cliente. Aunque lo fácil es poner siempre la misma, los expertos en ciberseguridad señalan el peligro de hacerlo así y recuerdan que una contraseña es más segura cuanto más larga es.

Recuerda que no es recomendable repetir contraseñas en tus diferentes perfiles o cuentas porque de esta manera estás exponiendo tu seguridad en caso de alguien logre descifrar una. Para almacenar tus claves puedes utilizar un gestor de contraseñas, así evitarás escribirlas en papel o tener archivos con esa información dentro de tu ordenador.

Un proyecto de LR Content para