Golf, hípica y navegación: las rutinas preferidas por los millonarios

Para los usuarios que poseen bolsillos holgados, rutinas como el golf, la navegación o la hípica están entre sus prioridades.

Los ricos pueden presumir de permitirse cualquier capricho en su tiempo libre. También aquellos que están relacionados con el entretenimiento. La practica de cualquier actividad que nos ayude a mantenernos sanos y ser, además, un acto social donde estar en contacto con otros como nosotros siempre es una buena opción. Por eso, para los usuarios que poseen bolsillos holgados, rutinas como el golf, la navegación o la hípica están entre sus prioridades.

Golf

El golf, sin duda, no es solo un deporte. También es el espacio de encuentro perfecto para hacer negocios. Por eso, no es de extrañar que solo tengan acceso a este deporte los que poseen cuentas bancarias más abultadas. Para poder jugar al golf, es necesario ser miembro de alguno de los exclusivos campos repartidos por todo el mundo. Y aunque en un primer momento, se pueda pensar que es una práctica relativamente barata que solo exige un agujero, un palo y una bola, la realidad es bien distinta. En algunos casos, formar parte de uno de estos clubes puede rondar al año hasta los 100.000€.

Hípica

¿Sabes cuánto puede costar un caballo de pura raza? Hasta dos millones de dólares. Si se opta por uno de carreras, la cantidad puede rondar los 100.000 euros al año. Cantidades que solo pueden pagar las carteras más selectas. Por algo se le conoce como el deporte de los reyes...

Navegación

Tras mover el brazo con el Golf y trotar a lomos de tu caballo... queda relajarnos. ¿Navegamos por el mar? Un millonario posiblemente te diría que sí. Algunas estadísticas afirman que el 38% de los individuos más ricos del mundo salen navegan a lo largo del año. Pero. ¿cuánto cuesta la hazaña? Contando con que un yate de unos 24 metros puede rondar el millón de euros, pero también que un sitio para amarrarlo puede alcanzar un precio de 6.000€ mensuales... Ponte a sumar. Todo esto sin contar con el mantenimiento, la tripulación, el combustible... ¿Seguimos contando?