Madrid

La Comunidad de Madrid realiza las labores de retirada de vertidos del río Guadarrama

El Gobierno regional ha decidido “tomar cartas en el asunto” para acabar con el problema porque se ha visto agravado puntualmente en los últimos días.

La Confederación Hidrográfica del Tajo autorizó a la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid a realizar las labores de limpieza y retirada de residuos en el cauce el río Guadarrama, trabajos que ya han iniciado llegando a eliminar hasta 80 metros cúbicos de material, por el momento.

Un permiso, fechado a 13 de febrero, que llega después de la denuncia de Ecologistas en Acción del Suroeste de Madrid por la acumulación de "vertidos de todo tipo" en las riberas del Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama --un espacio protegido-- a su paso por Móstoles, o por localidades como Arroyomolinos, Navalcarnero y Villaviciosa de Odón.

Desde la organización reclamaban una mayor coordinación entre los organismos para llevar a cabo una "actuación urgente y necesaria", dado que los vertidos "son auténticas montañas de electrodomésticos que se precipitan sobre el río", a lo que se suman caminos "con cientos de sacos de escombros, coches calcinados, residuos domésticos y restos de poda".

A pesar de que desde el Gobierno regional han reiterado a Europa Press que las competencias de limpieza, tratamiento y gestión de residuos son municipales y que los vertidos en la ribera del río corresponden a la Confederación Hidrográfica del Tajo, han decidido “tomar cartas en el asunto” para acabar con el problema porque se ha visto agravado puntualmente en los últimos días.

Subrayan, no obstante, que sus competencias se circunscriben a la protección del Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama, y que para ello, de hecho, tienen una partida anual. La excavadora que ya está en funcionamiento en la zona ha conseguido limpiar estos días hasta “80 metros cúbicos de residuos”, según han detallado.

Para poder hacerlo, se solicitó previamente por escrito el permiso de la Confederación para poder llevar a cabo "la retirada de vertidos sólidos urbanos" y de los "tapones producidos por la caída de vegetación arbórea al cauce del río Guadarrama".

La Confederación autorizó estas labores en plazo de 12 meses y siempre y cuando estas no afecten "a movimientos de tierra que alteren la sección del río" y que "no se afecte a la vegetación del cauce y a sus riberas", además de limitar "el uso de herbicidas o cualquier otro tipo de sustancias químicas".

Por otro lado, el pasado 10 de febrero, desde la Comunidad de Madrid mandó otro escrito dirigido a los ayuntamientos implicados donde se reflejaba que el problema de residuos derivaba también de la existencia de "un poblado de infraviviendas que se dedica a la actividad de venta de chatarra".

Motivo este por el que, en el documento al que ha tenido acceso Europa Press, se pide que establezcan "las medidas precisas para que de manera perentoria se elimine la actividad ilegal de tratamiento de residuos domésticos por parte de personas o entidades no autorizadas para la gestión de los mismos".

A la par que se solicita que se pongan “barreras de acceso o elementos limitadores al desarrollo de tales actividades, y se proceda a incoar las medidas de policía, vigilancia y coordinación que fueran precisas en la materia”. Europa Press