¿La cogobernanza de Sánchez e Illa es la deslealtad?

“Pedir a Pedro Sánchez responsabilidad, honradez, lealtad y generosidad, es una tarea ya imposible”

Atónito, estupefacto y muy enfadado me encuentro tras seguir la rueda de prensa del Ministro Salvador Illa, que contraprograma la rueda de prensa del Viceconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, anunciada hace días para hoy.

Y no es que estemos, quienes formamos parte del PP, sobreactuando ante una felonía, sí felonía (una definición que se ajusta muy bien a este caso: “traición o acto desleal contra alguien”), como la que acabamos de vivir.

Ya está bien de actuar de esta manera. ¿En qué quedaron las promesas del Presidente Sánchez de lealtad, colaboración institucional, trabajo en conjunto? ¿Es este el modelo de Cogobernanza que se aplica en España? ¿No nos guiaba, como principio único y común, el “doblegar la curva entre ambas instituciones”? ¿No era lo único que nos preocupaba?

Pues debe ser que algunos no nos adaptamos a estas nuevas formas en política, pues al final, así entre nosotros, la Cogobernanza para Sánchez, convengamos que es la combinación de ocio la mayor parte del tiempo para sí mismo, con ciertas maniobras de traición, con posibilidad de rescate heroico, el resto de dicho tiempo.

Contraprogramar una rueda de prensa (y no es la primera vez que la propia Presidenta de la Comunidad lo sufre), anunciar medidas o recomendaciones contrarias (nada más y nada menos) a las que se está anunciando por parte de la Administración responsable, en este caso la autonómica, también filtrar y subrayar los disensos que se puedan dar en una reunión paritaria; es cuando menos muy ruin, sobre todo porque se hace para dejar a la administración madrileña como irresponsable, acusándola de quedarse corta en las medidas anunciadas, y sembrando la preocupación y la inquietud entre los ciudadanos madrileños.

Porque además, todo ello se hace como siempre, con el apoyo imprescindible, a toque de corneta, de esa guardia de corps mediática monclovita, que rápidamente en sus programas y twitters oficiales, están poniendo el énfasis en la supuesta actitud irresponsable de Sol, siguen colaborando en la imagen construida por ellos de incapacidad de la Presidenta (algún día se hablará de este caso como el más claro de exacerbado machismo en la política española de estos años), y dando más argumentos a quienes ya “compran” todo lo que les digan sus medios de cabecera, sea verdad o no, como últimamente acostumbran a hacer cuando hablan de Madrid.

¿Es necesario sembrar esta discordia? ¿Conviene a una sociedad enfrentarla de manera tan radical? ¿Se puede jugar con las certidumbres de la gente que confían en sus responsables sanitarios en medio de una Pandemia? Creo, sinceramente, que ni es necesario ni es bueno. Pero alguien, o muchos en la Moncloa, creen que desterrar al PP del gobierno madrileño es más importante que combatir a la Coid19. Tirando de clásicos monclovitas: “Nos va la vida en ello”.

En definitiva, pueden que aprovechen estos momentos de zozobra colectiva para generar más desazón y miedos entre la gente que no apoya a la izquierda; puede que consigan, seguro que lo harán, cabrear más la a gente que sí apoya a la izquierda; incluso puede que siembren la duda de la sospecha sobre la Comunidad de Madrid por parte de los ciudadanos apartidistas, pero lo hacen a un coste demasiado alto para esta sociedad, fragmentándola hasta extremos de ruptura que difícilmente se podrá recomponer.

Esto no es lo que debería hacer un gobierno responsable, que es buscar el bien general y ser resguardo de los ciudadanos cuando las cosas vienen mal. Pero a estas alturas, pedir a Pedro Sánchez responsabilidad, honradez, lealtad y generosidad, es una tarea ya imposible, por lo que nos queda es que debemos seguir confiando en el saber y conocimiento del Gobierno Madrileño, presidido por una persona fiable y honrada como es Isabel Diaz Ayuso.