Reabre al tráfico la calle Príncipe de Vergara en su intersección con Francisco Silvela

El nuevo bulevar de Joaquín Costa incluirá un carril bici además de otro para EMT, árboles y áreas estanciales

El Ayuntamiento reabrirá al tráfico la calle Príncipe de Vergara en su intersección con Francisco Silvela este miércoles. Esta mejora de la movilidad en la zona será posible ya que las obras de desmontaje del viaducto de Joaquín Costa continúan al ritmo previsto y ya ha sido retirada la antigua estructura del cruce que se recupera.

El puente, que fue clausurado el pasado 10 de julio debido a detectarse riesgo de colapso, contaba con un ramal hacia Príncipe de Vergara norte cuyo completo desmontaje concluyó a principios de septiembre.

Esta reapertura al tráfico supondrá la recuperación del itinerario habitual de cinco líneas de la EMT. Se trata de las líneas 29 (Felipe II-Manoteras), 52 (Sol/Sevilla-Santamarca), 72 (Diego de León-Hortaleza), 73 (Diego de León-Feria de Madrid) y N2 (Cibeles-Valdebebas). Permanecen desviadas las líneas 9 (Sevilla-Hortaleza), C1 (glorieta de Cuatro Caminos-Atocha-glorieta de Embajadores) y C2 (glorieta de Cuatro Caminos-glorieta de Embajadores-Atocha).

También a partir de este miércoles, se suprimirá el giro a la izquierda desde Príncipe de Vergara (sentido norte) hacia la calle Pedro de Valdivia, que fue permitido provisionalmente y que ahora deja de ser necesario porque se podrá volver a acceder a Pedro de Valdivia desde Príncipe de Vergara viniendo desde el norte.

Además de recuperarse por completo el tráfico de continuidad de la calle Príncipe de Vergara en ambos sentidos sin restricción alguna, se recuperan todos los pasos de peatones que había antes de iniciar las obras en la intersección de Príncipe de Vergara con Francisco Silvela. Asimismo, vuelven algunos movimientos desde Príncipe de Vergara a Francisco Silvela con ciertas restricciones, ya que el eje Francisco Silvela-Joaquín Costa continuará con las obras de desmantelamiento de la parte aún presente del viaducto. A día de hoy solo permanece, debidamente asegurado sobre cimbras, un tramo en el entorno de la glorieta de López de Hoyos.

El eje Francisco Silvela-Joaquín Costa seguirá con tráfico restringido en todo el tramo afectado por el viaducto, entre avenida de América y Velázquez, hasta la terminación de su demolición y de la necesaria reurbanización del viario, resultante de la importante transformación urbana que supone la eliminación del paso elevado. Por ello, sigue siendo necesario que el tráfico de paso por dicho itinerario utilice las alternativas para evitar la zona afectada.

El antiguo viaducto quedará completamente desmantelado en el mes de noviembre, tal como estaba previsto, y será entonces cuando podrá recuperarse el tráfico rodado continuo y sin restricciones por la calle López de Hoyos. Será también en noviembre cuando, una vez concluidas las obras y reubicado el actual vallado de protección, pueda habilitarse un segundo carril por sentido en el eje Francisco Silvela-Joaquín Costa.

Un dispositivo de Policía Municipal y agentes de Movilidad seguirá vigilando la circulación en la zona, tanto en la situación que se dará entre el 7 de octubre y mediados de noviembre como en la posterior, con el tráfico continuo por López de Hoyos también recuperado y el del eje Joaquín Costa-Francisco Silvela reforzado. En ambas fases, para facilitar la permeabilidad del tráfico y los itinerarios alternativos, Velázquez seguirá siendo de doble sentido entre Joaquín Costa y María de Molina (doble sentido instaurado en julio, nada más comenzar las obras).

El desmontaje del puente de Joaquín Costa-Francisco Silvela dará lugar a un espacio con aceras más anchas, arbolado y zonas estanciales en un modelo “más sostenible de bulevar”, y contará con un carril bici.

Así lo ha anunciado este miércoles el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, quien ha acudido al enclave entre Joaquín Costa y Francisco Silvela al abrirse hoy paso al tráfico tras el desmontaje, que “concluirá con un mes de antelación respecto a la fecha inicialmente prevista”.

Será a partir del mes de enero, ha continuado el regidor, cuando se retomen las obras de reurbanización “que hagan de la movilidad sostenible una de las principales apuestas” del Consistorio madrileño.