Esta Muerte está muy viva

Beatriz Carvajal lidera el reparto de «Noche de difuntos», la pieza dirigida por Elisa Marinas que invita a los espectadores a un paseo por el Hades acompañado de autores como Zorrilla, Rosalía, Larra, Espronceda y Bécquer

26/10/2020. © Jesús G. Feria. Pase grafico de la obra "Noche de Difuntos" en el teatro Fernando Fernán Gomez.Jesús G. FeriaLa Razon

Asegura Caronte que la Muerte ya no es mala. El barquero del Hades miró hacia la otra orilla del lago por el que guía a las almas y comprobó que ya no lleva guadaña. Tampoco viste de negro, sino de blanco y, además, es amable. Incluso baila. No pega bofetadas. No es ella la que se lleva a la gente, los abraza y los ayuda a pasar hasta el otro lado, hasta un lugar en el que se desarrollan un Zorrilla reflexivo con su «Tenorio», una Rosalía de Castro rodeada de la delicadeza de sus versos, Larra y su pluma afilada, un Bécquer vital y hasta un Espronceda canalla. Todos ellos se unen en la «Noche de difuntos» que propone Elisa Marinas en el Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa (Sala Guirau) con la que se busca «celebrar la vida», asegura la directora de un texto firmado por Carlos Jiménez y Daniel Migueláñez.

Beatriz Carvajal se pone en el centro de una trama que la convierte en la Muerte y que aprovecha la presencia de los autores románticos en el inframundo para destapar los recuerdos que estos tienen de sus propias obras: «La muerte no mata a las personas –en palabras de la actriz–, que mueren por distintas causas, sino que las abraza para transportarlas a otro espacio, desde una perspectiva amable». «Imaginamos cómo estos escritores, de carácter audaz e irreverente propio de los artistas, se permitirían jugar en un espacio previo a la muerte, y de cómo seguirían creando hasta que esta los abraza. Todo contado desde un espacio lúdico y gamberro», explica Marinas. Junto a Carvajal, Federico Aguado, Javier Lago, Elisa Marinas, David Saraiva, Álvaro Baño y el propio Migueláñez completan un reparto en el que la Muerte se despoja de su traje oscuro y recupera un enfoque grecorromano en detrimento del concepto judeocristiano.

Inmersos en el siglo XIX, la pieza comienza con la muerte de Zorrilla y su consiguiente descenso al Hades. Como «herederos de la forma de pensar y de contar las cosas del romanticismo», apuntan los responsables del texto, la Muerte toma la palabra: «No tengáis esperanza –dice–. Estas calaveras que aquí veis, que esconden historias secretas, son tan sólo una ofrenda pasajera de vosotros, de lo que fuisteis, pero pronto serán únicamente polvo». Nada permanece, salvo la memoria o, tal vez, una versión de la memoria dibujada a través de trampantojos. En los literatos van apareciendo los rasgos comunes de la temática de sus obras: la reacción contra la etapa precedente del neoclasicismo, la libertad, el poder, la justicia, el amor, la naturaleza, el destino del ser humano y, sobre todo, el sentido de la muerte.

En el marco de este hipotético encuentro en el más allá (que salva el anacronismo de la no confluencia en el plano histórico de los personajes), surge el metateatro, que introducirá, de forma versionada, pequeños fragmentos de «Don Álvaro o la fuerza del sino», del Duque de Rivas; «El estudiante de Salamanca», de Espronceda; «El Día de Difuntos», de Larra, El Tenorio de Zorrilla; «La leyenda el Miserere», de Bécquer; y varios poemas de Rosalía. «Es un espectáculo muy coral y una celebración del arte, mediante personajes constantemente activos en escena, que hablan al espectador de hoy en día de forma directa, pero desde los autores románticos y con un aire lúdico y divertido», explica la directora. Destaca también la parte audiovisual, a cargo de Nacho Chueca, donde a través de diferentes proyecciones se recrea un espacio que se convierte en «un desdoblamiento más de los propios personajes al configurar el espacio en el que Caronte y la Muerte se encuentran», puntualizan.

Dónde Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa (Sala Guirau)

Cuándo del 28 de octubre al 1 de noviembre

Cuánto de 14 a 20 euros

26/10/2020. © Jesús G. Feria. Pase grafico de la obra "Noche de Difuntos" en el teatro Fernando Fernán Gomez.Jesús G. FeriaLa Razon